El estigma afecta la salud de homosexuales y trans, advierte la OPS

Share

16 de mayo, 2013 — El prejuicio, la indiferencia, el odio y la discriminación tienen efectos negativos sobre la salud de lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) en el Continente Americano, advirtió hoy la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Además, esas actitudes obstaculizan el acceso de esos colectivos a los servicios de salud, agregó la agencia.

Con motivo del Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia, que se celebra el 17 de mayo, la OPS llamó a erradicar esas prácticas en escuelas, lugares de trabajo y espacios públicos, sobre todo en los centros de sanidad.

El asesor principal de la OPS sobre VIH y enfermedades de transmisión sexual, Rafael Mazin, indicó que todas las manifestaciones de intolerancia y odio afectan el bienestar de esas personas, sus familias y sus comunidades.

“Causan sufrimiento y estrés y crean situaciones de riesgo. Por eso puede decirse que la homofobia y la transfobia son problemas de salud pública que se tienen que enfrentar”, apuntó.

En este sentido, la OPS señaló que los hombres gay y mujeres trans son víctimas frecuentes de crímenes de odio y homicidios, que muchas veces son encubiertos al calificarse como “crímenes pasionales” y no como expresiones de intolerancia extrema.

Por su parte, las mujeres lesbianas – cuyo número ha sido insuficientemente documentado – han sido y sigue siendo víctimas de abusos sexuales bajo el pretexto de “cambiar” su orientación sexual y muchos hombres gays, bisexuales y trans están todavía sujetos a las llamadas “terapias reparativas”, que carecen de justificación médica y representan una grave amenaza para la salud y el bienestar de las personas afectadas.

El Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia se observa cada 17 de mayo desde que en 1990 la Organización Mundial de la Saluda (OMS) eliminó la homosexualidad de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

La CIE aún considera “enfermas” a las personas trans por la falta de conformidad entre su identidad con el sexo asignado al nacer y durante la crianza. Sin embargo, esto no significa que tengan una condición psicopatológica, según expertos. Esta situación ha impulsado pedidos de revisión de la clasificación.

Noticias relacionadas