Siria: Asamblea General condena la violencia y la violación de derechos humanos

Share

15 de mayo, 2013 — La Asamblea General de la ONU adoptó hoy una resolución en la que condena de forma enérgica la escalada del uso de armas pesadas y los bombardeos indiscriminados en Siria, así como las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos por las partes implicadas en el conflicto.

La resolución, promovida por Catar, fue aprobada con 107 votos a favor, 12 en contra y 59 abstenciones.

El documento exige a las autoridades sirias que permitan la entrada y el acceso sin límites a la comisión de investigación de violaciones de garantías básicas y también a la establecida por el Secretario General de la ONU para indagar sobre el presunto uso de armas químicas en ese país.

La Asamblea reiteró que propugna una transición política liderada por Siria hacia un sistema político democrático y plural y reafirmó su apoyo a la misión del representante conjunto del la ONU y de la Liga Árabe, Lakhdar Brahimi .

A la vez, exigió a las partes involucradas que colaboren con ese representante para aplicar con rapidez el plan de transición enunciado por el Grupo de Acción para Siria el 30 de junio pasado.

El presidente de la Asamblea General, Vuk Jeremic, manifestó al inicio del debate que la crisis en Siria se está convirtiendo en la catástrofe humanitaria más horrible de nuestro tiempo y apeló a la comunidad internacional a apoyar un proceso político que ponga fin al conflicto.

Jeremic resaltó también las graves consecuencias si fracasan los intentos de restaurar la paz y el diálogo en Siria.

“Lo que pase en Siria en las semanas y meses venideros afectará la seguridad y el bienestar de toda la región y es posible que más allá. No debemos permitir que las sombras se alarguen y que el caos se extienda como una infección. Sucumbir al desaliento del status quo es receta para un futuro desastroso de creciente alienación, crisis multiplicadas y reivindicaciones incontrolables”, dijo Jeremic.

Los países que se opusieron a la resolución –entre ellos Rusia, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Venezuela y Cuba– consideraron que el texto no respeta la soberanía de Siria, que contribuirá a agravar el conflicto y a envalentonar a la oposición, y que puede minar los esfuerzos diplomáticos e iniciativas como la acordada entre Rusia y Estados Unidos para promover un diálogo entre las partes implicadas en la crisis.

Noticias relacionadas