Oficina de Pillay está lista para contribuir a investigación sobre uso armas químicas en Siria

El portavoz de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville Foto: ONU

Share

22 de marzo, 2013 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, aplaudió la decisión del Secretario General de establecer una misión para investigar el presunto uso de armas químicas en Siria.

Su portavoz en Ginebra, Rupert Colville, afirmó que esa Oficina está lista para contribuir a las pesquisas, si así se le solicita.

“Si se comprueba que en realidad esas armas fueron utilizadas, aunque subrayo que hasta el momento no existen pruebas concluyentes de que ese sea el caso, ese acto sólo podría describirse como abominable y depravado”, dijo Colville.

El portavoz expresó su esperanza de que los informes sean incorrectos, porque de ser ciertos, “el conflicto terrible de Siria habría caído a nuevas profundidades”.

Recordó que el uso de armas químicas puede ser considerado crimen de lesa humanidad o crimen de guerra, y que está prohibido por el derecho internacional.

Colville sostuvo que la prohibición absoluta de su uso es aplicable a todas las circunstancias, incluyendo los conflictos armados y que los gobiernos y grupos no gubernamentales están obligados a cumplirla, sean o no signatarios de la Convención sobre Armas Químicas.

Noticias relacionadas