ONU pugna por políticas activas de lucha contra la sequía

Foto: PMA/Phil Behan

Share

14 de marzo, 2013 — Las sequías causan más muertes y desplazamientos que ningún otro desastre natural y, aunque su impacto mediático es menor que el de un terremoto o un huracán, sus efectos sobre la población son devastadores.

Esta es la conclusión de un comunicado conjunto del secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el director general de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el secretario ejecutivo de la Convención de la ONU de lucha contra la desertificación.

El comunicado de las tres agencias fue redactado en el marco de una reunión de alto nivel sobre políticas nacionales para luchar contra la sequía que se celebra esta semana en Ginebra.

El texto afirma que los países no solo deben reaccionar cuando este fenómeno les azota, sino que deben adoptar políticas preventivas.

“Llegó el momento de romper este círculo, además de gestionar las crisis también deben adoptarse estrategias de prevención de riesgos para que las sociedades sean resistentes a la sequía”, afirman las tres agencias.

Solo en el último año, las sequías han afectado sitios tan diversos como Australia, Brasil, Djibouti, el sureste de Europa, México, Rusia, Somalia, España y Estados Unidos.

Las comunidades más pobres de África y de Oriente Medio son particularmente vulnerables a la falta de agua y a la erosión de las tierras de cultivo. Los desplazamientos y la hambruna pueden conllevar violencia interna y conflictos transfronterizos.

Noticias relacionadas