Conceder poder a las mujeres ayudaría a reducir el hambre, afirma experto de la ONU

Olivier de Schutter

Share

04 de marzo, 2013 — El relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación afirmó hoy que compartir el poder con las mujeres es un atajo para reducir el hambre y la desnutrición.

Olivier De Schutter sostuvo que esta concesión de poder es también la medida más eficaz para hacer realidad esa garantía fundamental del acceso a la comida.

Al presentar al Consejo de Derechos Humanos su informe sobre el género y el derecho a la alimentación, el experto instó a los gobiernos a adoptar estrategias de seguridad alimentaria que hagan frente a las restricciones culturales y redistribuyan los roles sociales de mujeres y hombres.

“La agricultura familiar se feminiza poco a poco a medida que los hombres se ven obligados a abandonar el campo en busca de trabajo. Cada vez son más las mujeres que llevan la carga de sacar adelante granjas y familias y, pese a ello, con frecuencia se ven privadas de las herramientas necesarias para prosperar y mejorar su situación”, subrayó De Schutter.

En este contexto, exhortó a que se eliminen todas las leyes y prácticas discriminatorias que impiden a las mujeres acceder a los recursos agrícolas, tales como la tierra, los insumos y el crédito.

Además, el relator abogó por que se alivie la carga que llevan las mujeres en las responsabilidades vinculadas al cuidado del hogar, a través de la prestación de servicios públicos adecuados, tales como el cuidado infantil, el agua corriente y la electricidad.

Tareas tales como buscar agua o encargarse del cuidado de niños y ancianos pueden suponer el equivalente de cerca del 15% del PIB en los países de renta media y hasta un 35% en los países de renta baja.

También pidió que se renueve el interés por la educación. Los datos de un conjunto de países muestran que, entre 1970 y 1995, hasta un 55% de la reducción del hambre podría atribuirse a mejoras en la situación de la mujer en la sociedad.

Noticias relacionadas