Experto destaca desafíos del uso de aviones no tripulados

Ben Emmerson

Share

28 de enero, 2013 — El uso de aviones no tripulados o drones en situaciones de conflicto y en el territorio de otro Estado soberano plantea un enorme desafío para la comunidad internacional, la cual carece de un consenso sobre el marco legal en que están permitidas esas acciones.

Así lo explicó el relator especial de Naciones Unidas sobre los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, Ben Emmerson, durante una entrevista con la radio de la ONU.

Emmerson acaba de iniciar una investigación sobre el impacto en la población civil de Pakistán, Yemen, Somalia, Afganistán y los Territorios Palestinos Ocupados de las intervenciones realizadas con esas aeronaves.

“En términos generales, el tema de los ataques con drones y las implicaciones en las leyes humanitarias y de derechos humanos se ha propagado rápidamente en la agenda internacional debido al aumento exponencial de su utilización”, indicó el experto.

Agregó que su uso cada vez más frecuente tiene que ver con el bajo costo de esa tecnología.

“Es una forma de tecnología barata en términos económicos y poco costosa en términos del bajo riesgo que corre el personal de servicio para los Estados que la despliegan. Por esa razón, se usa cada vez con más frecuencia para apuntar a presuntos militantes en áreas donde la demografía es tal que frecuentemente el objetivo está profundamente arraigado en una zona densamente poblada”, puntualizó Emmerson.

El relator explicó que existen varios puntos de vista y una disputa entre naciones sobre las circunstancias legales en las que está permitido utilizar drones.

“Muy pocos Estados comparten el análisis de Estados Unidos de que las democracias occidentales están llamadas a una guerra global sin límites geográficos y plazos ilimitados. Dicen que no implica necesariamente que las leyes humanitarias no deban ser aplicadas, porque en algunos países como Afganistán es claramente un conflicto internacional. En otros, como en partes de Yemen puede entenderse que se trata de un conflicto armado interno”, detalló.

Actualmente 50 naciones poseen drones. El relator advirtió que el rápido desarrollo de esa tecnología podría impulsar aún más su uso en otros países, así como que más naciones podrían ser capaces de adquirirla.

“Es sumamente importante que en este momento la comunidad internacional dedique máxima atención y esfuerzo a alcanzar un consenso sobre los principios legales y las garantías que deben ser puestas en práctica para minimizar la muerte de civiles. Y segundo, para poner en práctica mecanismos robustos de investigación independiente que aseguren la rendición de cuentas y aseguren la reparación adecuada a las víctimas”, apuntó Emmerson.

Noticias relacionadas