La crisis ya no es nacional sino internacional, afirma embajador de Siria

El representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar Jafaari Foto: UN Photo/Paulo Filgueiras

Share

03 de agosto, 2012 — La crisis en Siria ha dejado de ser nacional, ha cobrado una dimensión regional e internacional porque hay países que participan al suministrarle armas a los grupos de oposición.

Así lo sostuvo hoy el embajador de Siria ante la ONU, Bashar Ja´afari, en declaraciones a la prensa tras la adopción por la Asamblea General de la resolución que condena la violencia en su país.

Ja´afari dijo que es ampliamente sabido, como consta en la prensa internacional, que los promotores de ese texto proveen armas a la oposición, lo que convierte a esos países en “hipócritas”.

“No se puede ser bombero e incendiario al mismo tiempo, necesitamos bomberos para que nos ayuden a detener la violencia en el país. No podemos hacerlo mientras haya misiles y otras armas, así como equipos de comunicación sofisticados, llegando a través de Turquía a los grupos armados”, puntualizó.

En este sentido, afirmó que la sesión de hoy de la Asamblea General es una obra de teatro orquestada por Arabia Saudita y Qatar, quienes se han valido de ocupar la presidencia de ese órgano.

Esos países no son ningún modelo de democracia y respeto a los derechos humanos, subrayó el diplomático sirio.

Por otra parte, Ja´afari reiteró que el gobierno de su país apoya el plan de seis puntos para la paz en Siria y acusó a los proveedores de armas a la oposición de querer acabar con esa iniciativa.

En el pleno de la Asamblea, los países que votaron contra la resolución coincidieron con el embajador sirio en que el texto de la resolución es parcial e invade asuntos de política interior, además de no mencionar la entrada de armas del exterior ni los abusos de la oposición.

Entre esos países se contó Bolivia, cuyo embajador, Rafael Archondo, señaló que mientras la resolución acusa 14 veces al gobierno sirio de múltiples crímenes, menciona una sola vez de forma negativa a la oposición de ese país afirmando que habría cometido algunos abusos a los derechos humanos.

“En Siria no hay una maquinaria estatal aniquilando a la población civil, en Siria hay un enfrentamiento armado entre fuerzas estatales regulares y actores no estatales financiados y armados desde el exterior. El proyecto de resolución que discutimos acá no habla de esa realidad”, apuntó el embajador boliviano.

Noticias relacionadas