Continúan diferencias sobre Siria en Consejo de Seguridad

Share

11 de julio, 2012 — A pocos días de la fecha del fin del mandato de la Misión de Supervisión de la ONU para Siria (UNSMIS) se perfilan en el Consejo de Seguridad divergencias de posiciones sobre su futuro.

Al concluir hoy una reunión a puerta cerrada del órgano de seguridad, en la que el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para ese país, Kofi Annan, informó sobre sus últimas gestiones diplomáticas, representantes de los miembros permanentes expresaron posiciones divergentes.

Los embajadores de Francia, el Reino Unido y Estados Unidos han circulado un proyecto de resolución que se distancia de uno propuesto por Rusia, y piden sanciones para el gobierno sirio, invocando el Capítulo 7 de la Carta de la ONU.

“Annan pidió a los miembros del Consejo de Seguridad poner a un lado sus intereses nacionales y ejercer una presión sostenida sobre las dos partes con claras consecuencias para los que no cumplan”, dijo el embajador del Reino Unido, Mark Lyall Grant.

Por su parte, el encargado de negocios de Rusia, Alexander Pankin, señaló que el uso de sanciones bajo el Capítulo 7 debe ser un último recurso y que durante su comparecencia, Annan en ningún momento solicitó sanciones.

“No hablamos de sanciones en nuestra resolución porque en Ginebra el Grupo de Acción no habló de ellas, ni de medidas coercitivas. Consideramos que para hacer que lo acordado por el Grupo sea viable, debemos ejercer presión sobre todas las partes”, dijo el diplomático ruso.

Por su parte, el embajador de Siria ante la ONU, Bashar Ja’afari, indicó que los países que amenanzan con el uso de sanciones no están ayudando los esfuerzos para poner fin al conflicto y reiteró el compromiso de su gobierno con el plan de paz.

El próximo día 20 de julio concluirá el mandato de la UNSMIS, para entonces el Consejo de Seguridad tendrá que haberse pronunciado sobre su futuro.

Noticias relacionadas