Consejo de Derechos Humanos discute situación en Siria

Consejo de Derechos Humanos

Share

27 de junio, 2012 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sostuvo hoy que la situación en Siria continúa deteriorándose a pesar del acuerdo de alto el fuego del pasado 12 de abril.

Navi Pillay urgió a las partes a detener todas las formas de violencia al presentar un informe del Secretario General de la ONU durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos sobre el tema.

Por su parte, el enviado especial adjunto de la ONU y la Liga de Estados Árabes para Siria, Jean-Marie Guehenno, advirtió que ese país está ahora envuelto en varios tipos de violencia, incluyendo la sectaria, con graves consecuencias para la región.

De igual modo, el presidente de la Comisión de Investigación sobre Siria, Paulo Pinhiero, indicó que graves violaciones de derechos humanos se cometen regularmente en el contexto de un conflicto crecientemente militarizado.

En su informe al Consejo, Pinhiero dijo que las fuerzas armadas sirias y sus milicias aliadas serían responsables de las muertes de civiles, detenciones ilegales y varias formas de tortura.

Asimismo, los grupos armados de oposición estarían torturando y ejecutando a soldados del gobierno y a quienes son sospechosos de apoyarlos.

Por otra parte, el experto indicó que no descarta que fuerzas leales al gobierno sean responsables de la masacre en Al-Houla en la que más de cien personas fueron asesinadas.

Aún así, la Comisión de Investigación sostuvo que es posible que grupos antigubernamentales o incluso externos, de afiliación desconocida, pudieran haber llevado a cabo esa matanza.

“Como resultado del influjo de armas y municiones, tanto para las fuerzas del gobierno como para los grupos armados de oposición, la situación corre el riesgo de agravarse aún más en los próximos meses. La Comunidad internacional no puede fallar en ejercer un esfuerzo concertado para poner fin a la violencia”, declaró Pinheiro.

Finalmente, el presidente de la Comisión de Investigación opinó que una mayor militarización de la crisis será catastrófica para el pueblo sirio y para la región.

Noticias relacionadas