Alta Comisionada pedirá una investigación adicional sobre Siria

Share

18 de agosto, 2011 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos pedirá una investigación adicional sobre las presuntas violaciones cometidas por el gobierno de Siria contra civiles en ese país.

Navy Pillay se reunió hoy a puerta cerrada con el Consejo de Seguridad para discutir las conclusiones de una misión de expertos que investigó la situación.

En una entrevista exclusiva a Radio Naciones Unidas, señaló que la misión sólo cubrió los hechos hasta el 15 de julio pasado, y el exceso de violencia continúa todavía hoy.

Los expertos afirmaron que la violenta represión de manifestantes civiles podría constituir crímenes de guerra y recomendó transmitir el caso a la Corte Penal Internacional (CPI).

El informe da cuenta de detenciones masivas, tortura, búsquedas de casa en casa, desapariciones y cierre de hospitales. Los expertos forenses comprobaron las heridas de bala de algunas víctimas, y certificaron que no fueron accidentales sino deliberadas, dijo Pillay.

“Esto es lo escandaloso, que el gobierno se ponga en contra de manifestantes pacíficos, usando el peso de su aparato de seguridad para matar esa protesta”, señaló.

Pillay indicó que personas identificadas en el informe como responsables de esos delitos pertenecen a las esferas del poder.

“El informe ha identificado a 50 individuos, y sus nombres se van a mantener confidenciales hasta que recibamos la petición de un órgano investigador. Podrá ser un cuerpo nacional sirio, o la Corte Penal Internacional. Cuando se nos pida compartiremos esta información”, apuntó.

La misión de expertos no fue autorizada a viajar a Siria, y basó su informe en los testimonios de víctimas.

La Alta Comisionada reconoció que una visita in situ hubiese permitido hacer una evaluación más completa, porque podría haber verificado la versión oficial, pero aún así, dijo estar muy satisfecha con la calidad de la investigación.

“Mandaron una nota en la que aducían que afrontaban la amenaza de terroristas extremistas, y que de sus propias fuerzas de seguridad habían muerto casi 350. Nosotros no hemos visto ni un mínimo de evidencia que respalde esa afirmación. Todos los testimonios que recogimos apuntan a ataques dirigidos a civiles”, enfatizó.

Pillay destacó que en los testimonios coinciden en la descripción de los hechos.

“Hay un patrón, hay consistencia en la modalidad de los ataques que se repiten en varias ciudades de manera sistemática”, declaró la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Noticias relacionadas