Estados Unidos veta resolución condenatoria de asentamientos israelíes

Share

18 de febrero, 2011 — Estados Unidos vetó hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que condenaba los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados y pedía ponerles fin.

El texto consiguió el voto de los otros 14 integrantes del Consejo, pero al ser Estados Unidos uno de los cinco miembros permanentes de ese órgano, su oposición fue suficiente para bloquear la adopción del documento.

El borrador –promovido por el Grupo Árabe y respaldado por más de cien países– también reiteraba el carácter ilegal de los asentamientos.

Al explicar el veto estadounidense, la embajadora de ese país ante la ONU dijo que su oposición a la resolución no debe ser malinterpretada como un apoyo a la construcción de asentamientos.

“Al contrario, rechazamos en los términos más enérgicos la continuación de las actividades israelíes de construcción de asentamientos. Por más de cuatro décadas, la construcción de asentamientos en los territorios ocupados en 1967 ha socavado la seguridad de Israel y corroído las esperanzas de paz y estabilidad en la región”, dijo Susan Rice.

Además, prosiguió la diplomática, los asentamientos violan los compromisos internacionales de Israel, minan la confianza entre las partes y amenazan las perspectivas de paz.

Rice afirmó que Estados Unidos, al igual que la comunidad internacional entiende el sentido de urgencia de alcanzar un acuerdo que conduzca “de una vez y para siempre” a la creación de un Estado palestino que conviva en términos de paz y seguridad con Israel.

Sin embargo, el texto de la resolución “podría endurecer las posiciones de ambas partes”, apuntó la representante estadounidense quien, no obstante, reiteró la necesidad imperiosa de resolver el tema de los asentamientos y otros puntos contenciosos en negociaciones directas entre israelíes y palestinos.

Los palestinos han declarado que no reasumirán las conversaciones de paz hasta que Israel deje de construir asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Oriental, la ciudad que consideran su capital.