Estados Unidos recibe críticas y recomendaciones en Consejo de Derechos Humanos

Share

05 de noviembre, 2010 — Estados Unidos presentó hoy al Consejo de Derechos Humanos de la ONU su informe sobre la situación de esas garantías en el país y recibió una serie de críticas, peticiones y recomendaciones por parte de los Estados integrantes de ese órgano.

La delegación estadounidense, encabezada por la secretaria de Estado adjunta, Esther Brimmer, expresó el compromiso de su gobierno de valerse de sistema internacional para promover la protección de los derechos humanos dentro y fuera del país.

Afirmó, asimismo, que en sus políticas no hay zonas fuera de la ley y que si bien Estados Unidos participa en conflictos armados, se guía por las leyes de la guerra.

Una de las principales críticas se refirió al uso de la tortura, a lo que los representantes respondieron que el gobierno estadounidense no apoya esa práctica, al igual que defiende los derechos y libertades fundamentales de las minorías, como lo ha demostrado al aprobar legislación nacional que penaliza la tortura y la discriminación.

Por otra parte, respondiendo a otra crítica persistente durante la sesión, el asesor legal del Departamento de Estado, Harold Kohs, sostuvo que el presidente Barack Obama mantiene el compromiso de cerrar la prisión de Guantánamo.

“Sin embargo, la tarea es muy compleja y el presidente Obama no puede cumplirla solo. La medida involucra a nuestros aliados, a los tribunales y al Congreso, que ha legislado restricciones sobre las transferencias de Guantánamo”, explicó Kohs.

En este sentido, destacó que el número de detenidos en esa prisión ha disminuido de 242 a 174 durante la presente administración.

Los miembros del Consejo de Derechos Humanos también urgieron a Estados Unidos a abolir la pena de muerte y a ratificar los tratados internacionales de los que no forma parte.

Otro tema recurrente durante la revisión del informe estadounidense –sobre todo entre los representantes de países latinoamericanos – fue el de las leyes migratorias, particularmente la de Arizona, que penaliza a las personas indocumentadas y que fue denunciada como discriminatoria.

Esta es la primera vez que Estados Unidos se somete al Examen Periódico Universal que todos los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU deben pasar cada cuatro años.

Noticias relacionadas