Ricino de América, promesa para combatir la pobreza

Share

22 de julio, 2010 — Las producción de biocombustible con ricino de América podría beneficiar a los agricultores pobres, según un estudio de la ONU dado a conocer hoy.

El informe, elaborado por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) señala que este cultivo tiene su mayor potencial en zonas áridas.

Pero destaca que es una planta silvestre que necesita ser mejorada, y no podrá sustituir una parte importante de las importaciones de petróleo en los países en desarrollo.

La ventaja de la jatropha jurcas L, el nombre científico del ricino de América, es que se da bien en suelos degradados de utilidad marginal para la agricultura, porque no se utiliza como alimento.

Sus raíces pueden reducir la degradación, y el biocombustible en que se puede convertir es menos contaminante que el de origen fósil, dice el estudio.

En 2008 se sembraron unas 900.000 hectáreas en todo el mundo, la mayor parte en Asia, y se estima que en cinco años cubrirá cerca de 13 millones de hectáreas.

Noticias relacionadas