Comisión Bhutto: “No se hizo nada para evitar la tragedia”

Benazir Bhutto

Share

15 de abril, 2010 — La comisión de la ONU que investigó el asesinato de la ex primera ministra pakistaní Benazir Bhutto, en diciembre de 2007, concluyó hoy que las autoridades de Pakistán no hicieron nada para evitar la tragedia.

En un informe presentado al Secretario General, la comisión indicó que el Gobierno del General Pervez Musharraf se limitó a transmitir información sobre las graves amenazas de seguridad contra Bhutto a los mandos provinciales, pero no tomó medidas para protegerla cuando regresó al país tras nueve años de exilio.

En conferencia de prensa el jefe del grupo investigador, el embajador de Chile ante la ONU, Heraldo Muñoz, recordó que la investigación no fue concebida para asignar responsabilidades individuales.

Al evaluar las entrevistas realizadas a más de 250 individuos dentro y fuera de Pakistán y otras evidencias aportadas, Muñoz dijo que la Comisión consideró “inexcusable” que no se hubiesen ordenado medidas especiales como se había hecho con anterioridad en el caso de dos ex primeros ministros del partido oficial.

“A través de la historia en Pakistán han habido pocos esfuerzos por encontrar los responsables de asesinatos de personalidades incluyendo a familiares de la Sra. Bhutto. Esto ha contribuido a una amplia expectativa de impunidad”, dijo Muñoz.

Por otra parte criticó a la policía por su ineficiencia y falta de compromiso para reunir pruebas, y a los servicios de inteligencia que según los expertos obstaculizaron la indagación del asesinato.

En sus conclusiones, la Comisión señaló que los arreglos de seguridad para la señora Bhutto fueron totalmente insuficientes y que la policía mostró una total ineptitud y falta de voluntad política a la hora de investigar su asesinato.

Sugirió al Gobierno considerar la realización de una reforma de la policía y subrayó la necesidad de que los autores del asesinato de Benazir Bhutto sean llevados ante la justicia.

Para llegar a esa meta, Muñoz subrayó, es imprescindible que las autoridades pakistaníes den plenos poderes y financiamiento a una investigación criminal seria y creíble que determine quien concibió, financió y planificó el crimen.

“Hacer esto no resolverá la pérdida irreparable que sufrieron Pakistán y el mundo con la muerte de la Sra. Bhutto, pero constituirá un paso importante para poner fin a la impunidad de este crimen político”, dijo Muñoz.

Noticias relacionadas