Ban y Brown piden a G20 apoyo para reactivar economía

Share

25 de marzo, 2009 — El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y el primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, instaron hoy a las 20 mayores economías del mundo a ejercer su liderazgo para ayudar al mundo a superar la crisis actual.

Ban y Brown se reunieron en la sede de Naciones Unidas y concordaron en cuatro áreas de acción en las que el G20 debe comprometerse cuando se reúna el próximo 2 de abril en Londres.

La primera, dijo Ban, es apoyar paquetes de estímulo internacionales, además de los nacionales. Sostuvo que debe ayudar a los países más pobres y vulnerables con préstamos a largo plazo otorgados por las instituciones multilaterales, e inyecciones de liquidez para los más rezagados y también para los de ingresos medios.

Ambos estuvieron de acuerdo sobre la necesidad de afrontar el proteccionismo y revitalizar la ronda de Doha, y en la necesidad de hacer que la economía global se vuelva sustentable con el medio ambiente.

Finalmente, dijo Ban, discutieron sobre la urgencia de reformar los principios que rigen a las instituciones mundiales para que reflejen la realidad política y económica actual.

“Concordamos en que no podemos permitir que la crisis erosione los progresos que ya hemos hecho hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La recuperación social será mucho más larga que la económica. Un niño que es sacado hoy de la escuela pagará las consecuencias por el resto de su vida”, afirmó el Secretario General.

Por su parte, Gordon Brown instó a los líderes del G20 a tomar medidas que garanticen tanto la reforma del sistema bancario mundial como la creación de empleos en todos los países.

“Cien millones de personas han caído en la pobreza, medio millón más de niños morirán como resultado de la incapacidad de nuestro sistema de proveerles suficientes alimentos, ayuda y cuidados médicos. Por eso es urgente que tomemos medidas en la cumbre del G20 para ayudar a resolver los problemas de los más pobres”, dijo.

El primer ministro británico consideró que el consenso de Washington ha quedado atrás y que hace falta construir un nuevo consenso de desarrollo económico para el futuro. “No hacer nada ha dejado de ser una opción”, subrayó.

Noticias relacionadas