Kosovo: Enviado de la ONU advierte tensiones y fragilidad

Lamberto Zannier

Share

23 de marzo, 2009 — La situación en Kosovo permanece sustancialmente estable a pesar del potencial de volatilidad, pero la situación es frágil, advirtió hoy el enviado de la ONU para ese territorio, Lamberto Zannier.

En su informe al Consejo de Seguridad, Zannier señaló que aunque la Misión de Administración de la ONU en Kosovo (UNMIK) continúe sus esfuerzos para mediar entre las comunidades, los líderes locales tienen que hacer más para disipar las tensiones y promover la coexistencia y la reconciliación.

“Las últimas semanas hemos visto una alarmante escalada de incidentes con armas y explosivos. Afortunadamente, hasta ahora resultaron sólo en daños a la propiedad, pero existen razones graves de preocupación”, señaló Zannier.

El enviado especial indicó que tanto Pristina como Belgrado han hecho esfuerzos notables para mantener la paz frente a situaciones de posible desestabilización.

Sin embargo, subrayó que esos intentos no han sido suficientes para conducir a Kosovo a la paz y prosperidad duraderas.

En la reunión del Consejo de Seguridad también participó el presidente de la República de Serbia, Boris Tadic, quien reiteró la posición de su gobierno respecto a Kosovo.

“La declaración unilateral e ilegal de independencia de Pristina representa un intento de dividir por la fuerza a un Estado miembro de la ONU, en contra de su voluntad y sin el consentimiento del Consejo de Seguridad”, dijo el mandatario serbio.

Noticias relacionadas