Cuba acusa a Consejo de Seguridad de aplicar “doble rasero”

Rodrigo Malmierca

Share

06 de mayo, 2008 — Cuba acusó al Consejo de Seguridad de la ONU de aplicar un doble rasero en materia de terrorismo al no atender a sus denuncias para que condene el caso de Luis Posada Carriles, implicado en el atentado explosivo contra un avión de Cubana de Aviación en 1976.

El embajador cubano, Rodrigo Malmierca, intervino ante una sesión informativa del órgano de seguridad.

Subrayó que desde hace un año Posada Carriles está libre en Estados Unidos, pese a que Venezuela pide su extradición por haberse fugado de una cárcel venezolana.

“Mientras se deja en libertad a terroristas confesos y sin escrúpulos, el gobierno de los Estados Unidos mantiene como presos políticos, en cárceles de alta seguridad, a cinco jóvenes cubanos que sólo trataban, con elevado altruismo y valor, de obtener información sobre los grupos terroristas ubicados en Miami pare prevenir sus actos violentos y salvar vidas de ciudadanos cubanos y de Estados Unidos”, dijo.

El diplomático instó al Consejo a adoptar medidas urgentes sobre el caso, en virtud de toda la información que Cuba le ha proporcionado.

Malmierca sostuvo que no se podrá eliminar el terrorismo si se condenan algunos actos y se silencian o toleran otros en función de intereses políticos.

El delegado de Estados Unidos respondió que su país ha tomado una serie de acciones legales en el caso de Posada Carriles, y que la corte ordenó su extradición a cualquier país que lo acepte excepto Cuba o Venezuela, bajo las normas que implementan la Convención contra la Tortura.

“Posadas permanece bajo investigación por actividades pasadas. Mientras tanto sigue siendo sujeto de la orden de remoción dictada por un juez de inmigraciones y no tiene estatus legal en Estados Unidos”, afirmó el diplomático.

Por su parte, la delegada de Venezuela, Aura Rodríguez, dijo que su país pidió la extradición de Posadas cumpliendo con todos los requisitos exigidos por el Tratado sobre el tema.

“Rechazamos por inaceptable el alegato de que Posada Carriles no puede ser extraditado a nuestro país porque podría ser torturado. Reiteramos que Venezuela cumple con la Convención contra la Tortura y otros Tratos o penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Y nuestro país garantiza siempre el debido proceso. Los torturadores son otros”, apuntó.

La diplomática venezolana aseguró que el gobierno de Estados Unidos cuenta con toda las pruebas sobre las actividades terroristas de Posada Carriles, y sostuvo que ignorarlas es una burla a la justicia y a la memoria de las víctimas.

Noticias relacionadas