OIT analiza la diabetes en el lugar de trabajo

Share

13 de noviembre, 2007 — El aumento del ausentismo y la seguridad de los trabajadores son dos de las principales preocupaciones relacionadas con la diabetes y sus consecuencias en el lugar de trabajo, señaló hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Con motivo del Día Mundial contra la Diabetes, que se celebrará mañana, la OIT recordó que la diabetes es una enfermedad que afecta a más de 180 millones de personas en el mundo y que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta cifra podría duplicarse para 2030.

La diabetes es un padecimiento que afecta el páncreas e inhibe el proceso a través del cual el cuerpo transforma los alimentos en fuente de energía. Un páncreas sano produce la insulina, una hormona que ayuda a regular el nivel de glucosa en la sangre. En las personas con diabetes, la insulina o no es producida o no es usada de manera eficaz y con frecuencia son necesarios medicamentos para ayudar a regular el nivel de glucosa en la sangre.

Según Meredith Bullamore, experta de la OIT, la diabetes y los males crónicos relacionados generan muchas preocupaciones en el lugar de trabajo.

“En muchos países, el número de pacientes con diabetes está aumentando y como consecuencia hay una pérdida de horas de trabajo. Otro aspecto importante es la seguridad de los trabajadores. Equilibrar los niveles de azúcar en la sangre es muy difícil y puede fluctuar cada día, ocasionado alteraciones peligrosas de estos niveles en las personas con diabetes”, explicó.

Esto es de particular importancia para las personas que realizan trabajos que implican trabajo físico y esfuerzo. Además, la diabetes mal tratadas o no tratadas pueden ocasionar complicaciones y condiciones crónicas que tienen un impacto negativo en la productividad de la fuerza laboral.

“Enfrentar la diabetes y sus complicaciones puede generar tensión en el lugar de trabajo, ya que son necesarias instalaciones para ofrecer asistencia a la persona con diabetes. Pero, a través de pequeñas e inteligentes adaptaciones, los lugares de trabajo pueden promover estilos de vida saludables”, señaló Bullamore.

Uno de los temas prioritarios es el desarrollo de un plan de acción estratégico para contar con una manera justa de enfrentar la diabetes y las enfermedades crónicas relacionadas en el lugar de trabajo. Puede ser complicada la programación del día de trabajo de un empleado que requiera análisis frecuente de la glucosa en la sangre, intervalos periódicos para meriendas y comidas, y tiempo suficiente para ejercicio físico. Además, es posible que una persona que ha desarrollado complicaciones serias no pueda mantener el mismo nivel de responsabilidad en el trabajo y sea necesario revisar su posición.

Noticias relacionadas