FAO advierte propagación de virus tropicales a zonas templadas

Share

08 de octubre, 2007 — La reciente llegada del virus de la lengua azul al Reino Unido demuestra que las enfermedades animales están ganando terreno a nivel mundial y que los países tienen que invertir más en medidas de prevención y control, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“No existe ningún país que pueda considerarse a salvo de las enfermedades animales”, según el jefe veterinario de la FAO, Joseph Doménech. “Las enfermedades animales transfronterizas que se encontraban antes confinadas a los países tropicales están en auge en todo el mundo. Afectan ya a zonas templadas incluyendo Europa, Estados Unidos y Australia”, dijo.

La globalización, el transporte de personas y mercancías, el turismo, la urbanización, y probabelmente el cambio climático, están favoreciendo la propagación de virus animales alrededor del planeta.

“El incremento de movilidad de los virus y de sus portadores supone una nueva amenaza que los países y la comunidad internacional deberían tomar en serio. Se hace necesaria la detección temprana de los virus, junto a medidas de prevención y control, como formas eficaces de defensa”, subrayó Doménech.

Agregó que ello requiere un fuerte apoyo político y fondos para potenciar la sanidad animal y servicios veterinarios adecuados. “Muchos países no están preparados todavía para hacer frente a este nuevo reto”, enfatizó.

Abundan los ejemplos de agentes portadores de enfermedades humanas y animales que antes se encontraban principalmente en regiones tropicales y que se han propagado a nivel internacional. Entre ellos figura el virus del Nilo occidental, transmitido por mosquitos y portado por pájaros y que en ocasiones también afecta a los humanos; la Leishmaniasis, una enfermedad parasitaria que se propaga a través de la picadura de moscas de arena infectadas y la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, que transmiten las garrapatas.

La enfermedad del caballo africano, transmitida por el mismo tipo de mosquitos que la lengua azul, puede ser la siguiente. La peste porcina africana ha alcanzado recientemente Georgia y Armenia y supone una amenaza para los países vecinos.

Los mosquitos que transmiten las principales patologías que afectan a los humanos, como la fiebre amarilla, el dengue y la chikungunya han llegado ya a países europeos y pueden convertirse en un grave problema de salud pública.

El virus de la lengua azul -que no es contagioso- afecta a todo tipo de rumiantes (vacas, cabras, ciervos y ovejas), aunque los síntomas son normalmente más graves en las ovejas, El virus, propagado por los insectos del género culicoides, no se transmite directamente entre animales y no afecta a los humanos.

Noticias relacionadas