OIT destaca desafío de empleo para jóvenes en Asia sudoriental

Share

09 de agosto, 2007 — Según los datos más recientes, la fuerza laboral juvenil de Asia suma 378 millones de trabajadores, más de un quinto del total de la fuerza laboral de la región y el 58% de la fuerza laboral juvenil del mundo.

Aunque se ha pronosticado que para 2015 disminuirá la proporción de jóvenes en la fuerza de trabajo en el mundo, un nuevo informe preparado para el Foro de Asia sobre el empleo, que se llevará a cabo en Beijing entre el 13 y el 15 de agosto, dice que para muchos países de Asia Sudoriental y el Pacífico el desafío del empleo juvenil es aún enorme.

Las 22 naciones insulares de la región abarcan cerca de un cuarto del planeta, pero la población total, excluyendo Australia y Nueva Zelandia, es sólo de 9 millones de personas, de las cuales más de dos terceras partes viven en Papua Nueva Guinea.

Durante la última década, en estos países se produjo un rápido incremento de la población juvenil (entre 15 y 24 años). En 2005, 58% de la población tenía menos de 25 años, y cerca una de cada cinco personas tenía entre 15 y 24 años. Si las actuales tendencias demográficas se mantienen, como se prevé, el número de jóvenes aumentará de 42% para 2050.

Las tasas de desempleo son siempre más altas entre los jóvenes que entre los mayores de 25. En Papua Nueva Guinea, por ejemplo, casi la mitad de los registrados como desempleados tienen menos de 25 años.

En Samoa sólo alrededor de 1.000 de las 4.500 personas que cada año egresan de la escuela encuentran trabajo. En Kiribati, donde sólo 13.000 personas están empleadas en la economía monetaria, cada año cerca de 2.000 jóvenes buscan trabajo por primera vez. En Vanuatu se estima que cada año hay sólo 500 nuevos empleos en el sector formal, aunque 3.500 egresan de la escuela.

Algunos jóvenes están subempleados en la economía informal, con frecuencia con bajos ingresos, condiciones de trabajo pobres, ninguna perspectiva profesional e incierta protección social fuera de la que ofrecen las estructuras sociales tradicionales. Otros recurren a actividades ilegales.

Sin embargo, el desafío del empleo juvenil no sólo afecta el Pacífico sino también a muchos países de Asia Suroriental. Por ejemplo, para 2015, se espera que la fuerza de trabajo juvenil aumente más de 8% en Malasia, alrededor de 17% en Pakistán y Filipinas, 22% en Nepal y la República Democrática Popular Laos, 29% en Papua Nueva Guinea y 44% en Afganistán.

“En los próximos años estos países enfrentarán una enorme presión para ofrecer educación y crear empleos para millones de jóvenes que entrarán en el mercado del trabajo”, dijo Gyorgy Sziraczki, especialista en economía de la OIT.

Noticias relacionadas