Darfur: Consejo de Seguridad aprueba fuerza de paz mixta de 26.000 integrantes

Share

31 de julio, 2007 — El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó hoy por unanimidad una resolución que aprueba el despliegue de una fuerza de paz mixta de las Naciones Unidas y la Unión Africana en la convulsionada región sudanesa de Darfur.

El texto –promovido por Francia, el Reino Unido y Eslovaquia tras largas jornadas de negociaciones – estipula que la fuerza esté integrada por 26.000 efectivos que brinden protección a la población civil y ayuden a estabilizar esa área del oeste de Sudán.

Asimismo, dispone que el despliegue de la Operación Mixta Unión Africana-Naciones Unidas en Darfur (UNAMID) sea completado antes del 31 de diciembre de este año.

El documento subraya la urgencia de que, una vez en el terreno, la fuerza mixta alcance el 100% de su capacidad operacional a la brevedad posible y, acogiéndose al Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, la autoriza a tomar las medidas necesarias para cumplir sus tareas de protección a la población y garantizar el movimiento de sus integrantes y de los trabajadores humanitarios en la región.

Darfur ha sufrido cuatro años de violencia entre el ejército sudanés, los rebeldes y las milicias progubernamentales Janjaweed, que ha causado la muerte de más de 200.000 personas y el desplazamiento de al menos dos millones.

La resolución era el último paso pendiente para el inicio de la operación de paz, la mayor en la historia de la ONU, luego de que las Naciones Unidas, la Unión Africana y el gobierno de Sudán lograran el mes pasado en Adis Abeba un acuerdo para el despliegue de la fuerza mixta.

Estas tropas reemplazarán a los 7.000 soldados de Misión de la Unión Africana en Sudán (AMIS) que se encuentran actualmente emplazados en Darfur, pero que resultan insuficientes para la extensión del territorio que deben proteger.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, quien asistió a la sesión del Consejo de Seguridad, calificó la resolución como “histórica y sin precedentes”.

“Al autorizar el despliegue de la operación mixta para Darfur, el Consejo envía una señal clara y poderosa de su compromiso de mejorar las vidas de la gente de la región y de cerrar este trágico capítulo en la historia de Sudán”, dijo.

Ban enfatizó la necesidad de que los Estados Miembros de la ONU respalden esta misión y apeló especialmente a los países contribuyentes de tropas y policías.

Del mismo modo, subrayó que es imperativo contar con el respaldo continuo del gobierno de Sudán y aclaró que espera lo mismo de los movimientos rebeldes.

Finalmente, el Secretario General recordó que los integrantes de la fuerza mixta actuarán en el terreno para mantener la paz, pero insistió en la necesidad de negociar un acuerdo político para que ésta sea viable y duradera.

Noticias relacionadas