Ficha informativa: El Tribunal Especial para el Líbano

(La presente ficha no es un documento oficial de las Naciones Unidas)

El 13 de diciembre de 2005, el Gobierno de la República Libanesa pidió a las Naciones Unidas que establecieran un tribunal de carácter internacional para enjuiciar a todos los presuntos responsables del atentando que tuvo lugar el 14 de febrero de 2005 en Beirut y causó la muerte del ex Primer Ministro Libanés Rafiq Hariri y otras 22 personas. Con arreglo a la resolución 1664 (2006) del Consejo de Seguridad, las Naciones Unidas y la República Libanesa negociaron un acuerdo sobre el establecimiento de un Tribunal Especial para el Líbano. Una vez aprobada la resolución 1757 (2007) del Consejo de Seguridad, de 30 de mayo de 2007, las disposiciones del documento anexo a ella, incluido el Estatuto del Tribunal Especial que figuraba como apéndice, entraron en vigor el 10 de junio de 2007.

El mandato del Tribunal Especial para el Líbano es enjuiciar a los responsables del atentado de 14 de febrero de 2005 que causó la muerte del ex Primer Ministro Rafiq Hariri, y provocó la muerte o lesiones a otras personas. La competencia del Tribunal puede ampliarse más allá del atentado con bomba de 14 de febrero de 2005 si el Tribunal determina que otros ataques ocurridos en el Líbano entre el 1° de octubre de 2004 y el 12 de diciembre de 2005 están conectados conforme a los principios de la justicia penal al atentado de 14 de febrero de 2005 y son de naturaleza y gravedad similares. Esa conexión podrá consistir, entre otras cosas, en una combinación de los siguientes elementos: intención de delinquir (móvil), finalidad de los ataques, naturaleza de las víctimas, patrón de los ataques (modus operandi) y autores. Los delitos cometidos después del 12 de diciembre de 2005 podrán incluirse en la competencia del Tribunal bajo los mismos criterios si así lo deciden el Gobierno de la República Libanesa y las Naciones Unidas, con el consentimiento del Consejo de Seguridad.

Inicio

Rasgos principales

Ley aplicable:

El Tribunal Especial aplica la ley nacional, ya que el Estatuto dispone que serán de aplicación las disposiciones del Código Penal del Líbano relativas al enjuiciamiento y castigo de los actos de terrorismo y los crímenes y delitos contra la vida y la integridad personal, entre otros.

Exclusión de la pena de muerte y los trabajos forzados:

El Tribunal aplicará el derecho penal libanés sin perjuicio de la exclusión de penas como las de muerte y trabajos forzados, que pueden aplicarse en otras circunstancias según la ley libanesa. El Tribunal Especial está facultado para imponer penas de privación de libertad o de cadena perpetua. Las penas se cumplirán en el Estado designado por el Presidente del Tribunal Especial de entre una lista de Estados que hayan manifestado estar dispuestos a aceptar a personas condenadas por el Tribunal.

Carácter internacional:

El carácter internacional del Tribunal Especial para el Líbano se hizo constar expresamente en la petición que el Gobierno del Líbano cursó al Secretario General de las Naciones Unidas para que estableciera un tribunal encargado de enjuiciar a los responsables del atentado de 14 de febrero de 2005. También se incluyó de forma expresa en el mandato que el Consejo de Seguridad otorgó al Secretario General en su resolución 1664 (2006) para que negociara un acuerdo con el Gobierno del Líbano destinado a establecer un tribunal de carácter internacional. Las Naciones Unidas y el Gobierno del Líbano acordaron que el tribunal tendría una composición mixta, con la participación de magistrados libaneses e internacionales y un fiscal internacional. Las normas de justicia del Tribunal, incluidas las garantías procesales, se basarán en las más altas normas internacionales de justicia penal que se aplican en los demás tribunales internacionales.

Independencia, imparcialidad, eficiencia:

El Estatuto del Tribunal Especial incluye varias garantías para proteger su independencia. Establece un proceso transparente y riguroso para el nombramiento de los funcionarios del Tribunal, en particular los magistrados y el fiscal, y contempla que las Salas estarán integradas por magistrados libaneses y magistrados internacionales. El nombramiento de una mayoría de magistrados internacionales, un fiscal internacional y un secretario tiene por objeto garantizar la independencia, objetividad e imparcialidad de las actuaciones judiciales del Tribunal Especial. Además, para asegurar la imparcialidad en beneficio del acusado, el Estatuto incluye disposiciones destinadas a proteger sus derechos, incluido el establecimiento de una Oficina de Defensa que desempeñará sus funciones con independencia. El Estatuto también incluye disposiciones que garantizan el derecho de las víctimas a presentar sus opiniones y observaciones cuando el Tribunal lo considere oportuno. Por otra parte, para garantizar la eficiencia del Tribunal, el Estatuto incluye disposiciones que reconocen facultades ampliadas al Tribunal para adoptar medidas encaminadas a acelerar las actuaciones y evitar cualquier trámite que pueda causar dilaciones indebidas. Por consideraciones de justicia y equidad, así como de seguridad y eficiencia administrativa, el Tribunal Especial tendrá su sede fuera del Líbano, en la zona urbana de La Haya (Países Bajos).

Mecanismo mixto de financiación:

El 51% de los gastos del Tribunal Especial se sufraga con cargo a contribuciones voluntarias de los Estados, mientras que el Gobierno de la República Libanesa corre con el 49% de los gastos.

Entrada en funcionamiento:

El Tribunal Especial comenzará a funcionar en una fecha que determinará el Secretario General en consulta con el Gobierno del Líbano, tomando en consideración los progresos de la Comisión de Investigación en el desempeño de sus funciones. Asimismo, el Secretario General desearía disponer de contribuciones suficientes para financiar el establecimiento del Tribunal y 12 meses de su funcionamiento, más promesas iguales a los gastos previstos de los 24 meses siguientes de funcionamiento del Tribunal.

Inicio

Organización del Tribunal Especial

El Tribunal Especial está integrado por cuatro órganos: las Salas, el Fiscal, la Secretaría y la Oficina de Defensa.

Las Salas:

Las Salas están constituidas por un Juez de Instrucción internacional, una Sala de Primera Instancia (tres magistrados: uno libanés y dos internacionales), una Sala de Apelaciones (cinco magistrados: dos libaneses y tres internacionales) y dos magistrados suplentes (uno libanés y otro internacional). Un único magistrado internacional actúa como Juez de Instrucción. El Juez de Instrucción examina y confirma las acusaciones y también puede dictar órdenes de detención o traslado y cualesquiera otras resoluciones que puedan ser necesarias para la práctica de las investigaciones y la preparación de un juicio justo y sin dilaciones.

Todos los magistrados deben ser personas de alta consideración moral, imparcialidad e integridad con amplia experiencia judicial.

El Secretario General designa a los magistrados previa consulta con el Gobierno del Líbano y por recomendación de un comité de selección que está integrado por dos magistrados, que formen o hayan formado parte de un tribunal internacional, y un representante del Secretario General.

Los magistrados libaneses (cuatro*) son designados por el Secretario General a partir de una lista de 12 personas presentada por el Gobierno de la República Libanesa a propuesta del Consejo Superior de la Magistratura del Líbano.

Los magistrados internacionales (siete*) son designados por el Secretario General sobre la base de las candidaturas presentadas por los Estados Miembros y por personas competentes.

Los magistrados son designados por un período de tres años y pueden ser reelegidos para un nuevo período.

El Fiscal:

El Fiscal es designado por el Secretario General, previa consulta con el Gobierno y por recomendación de un comité de selección que está integrado por dos magistrados, que formen o hayan formado parte de un tribunal internacional, y un representante del Secretario General. El Fiscal es designado por un período de tres años y puede ser reelegido para un nuevo período.

Al Gobierno de la República Libanesa, en consulta con el Secretario General y el Fiscal, corresponde designar un Fiscal Adjunto libanés para que preste asistencia al Fiscal en el cumplimiento de sus funciones.

El Fiscal y el Fiscal Adjunto deben gozar de alta consideración moral y tener el más alto nivel de competencia y amplia experiencia en la realización de investigaciones y la sustanciación de causas penales.

El Fiscal está encargado de la investigación y el enjuiciamiento de los responsables de los delitos que sean competencia del Tribunal Especial.

La Secretaría:

La Secretaría consta de un Secretario y los demás funcionarios que sean necesarios. El Secretario es designado por el Secretario General y es un funcionario de las Naciones Unidas. Desempeña el cargo por un período de tres años y puede ser reelegido para un nuevo período.

Bajo la autoridad del Presidente del Tribunal Especial, la Secretaría está encargada de la administración del Tribunal y de prestarle servicios.

La Oficina de Defensa:

Una Oficina de Defensa de carácter independiente está encargada de proteger los derechos de defensa, redactar la lista de posibles letrados defensores y facilitar apoyo y asistencia a los letrados defensores y a quienes tengan derecho a recibir asistencia jurídica. El Jefe de la Oficina de Defensa es nombrado por el Secretario General, en consulta con el Presidente del Tribunal Especial.

Además de los órganos mencionados, existe un Comité de Gestión establecido en virtud de las consultas celebradas entre las Naciones Unidas y el Gobierno del Líbano. Entre las funciones del Comité de Gestión destacan prestar asesoramiento y orientación normativa sobre todos los aspectos no judiciales del funcionamiento del Tribunal Especial y examinar y aprobar su presupuesto anual.

Inicio