Welcome to the United Nations. It's your world.

Secretary-General Ban Ki-moon

Latest Statements

Havana, Cuba, 28 January 2014 - Secretary-General's remarks to the II CELAC Summit [as prepared for delivery] [scroll down for Spanish]

Gracias por su invitación.  Es un honor estar con ustedes. 

Agradezco especialmente al Gobierno de Cuba la excelente organización de esta Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.


I am confident that under the leadership of President Raúl Castro Ruz, the CELAC Summit will contribute to furthering the peace, development and human rights in your region.

I have just returned from the Geneva Conference on Syria.  From here, I go back to Europe for the Munich Security Conference.  But I felt it vital to cross the ocean especially for this Summit.  I could not miss this opportunity to be with you for this historic gathering. 

It is especially meaningful to be here on the anniversary of the birth of the great José Marti.  He was an inspiration not only for this country’s independence, but for shaping the Latin American identity. 

You are here to carry his aspirations into the 21st century. 

I am here to pay tribute and learn from what you are building. 

Your region has undergone turbulent times.  You have come through stronger.  That progress is visible across the work of the United Nations. 

Over the last twenty years, extreme poverty in Latin America and the Caribbean has been cut in half.  You are peacefully resolving differences through dialogue.  Many of the world’s human rights conventions have been inspired by the Latin American experience. 

Of course, challenges remain in your region and far beyond.  Insecurity.  Inequality.  Injustice. 

But I see a region determined to tackle these obstacles together and share your example with the world.  This summit is proof of just that.  I pledge the support of the United Nations in all aspects of our shared agenda. 

Let me start with the social justice challenge. 

We see much unease, fear and frustration around the world.  Economies are growing, but incomes and decent jobs are not.   Instead of hope, people - especially young women and men -  see obstacles to opportunity.  No region is immune. 

I commend you for working to close the severe inequality gap and urge even stronger efforts. 

We face two major opportunities this year: accelerating progress to meet the Millennium Development Goals by next year’s deadline – and crafting a common post-2015 development agenda to eradicate extreme poverty and advance sustainable development.

I thank you for your leadership in shaping this debate.  Let me congratulate this year’s chair of the G77 and China, the government of Bolivia, as well as the active role of all your governments. 

You have a record of ambitious, proven policies on social protection, health, education. 

As a middle-income region, I applaud your growing efforts to share those lessons with the world.  South-South cooperation is fundamental to meeting our common global development goals.

We also stand ready to continue supporting your efforts for greater inclusive development through the work of the entire United Nations family, including the United Nations Economic Commission for Latin America and the Caribbean.    

Social justice also means climate justice – and again your leadership and example are essential.  You are on the frontlines of the climate change challenge.  You are a biodiversity superpower. 

The region - particularly Central America and the Caribbean – is among the most vulnerable to climate disasters.  I salute the extraordinary efforts of our host country,Cuba, and others to advance disaster preparedness, resilience and response.  

The climate challenge will take much more regional and global cooperation.  On September 23rd, I will host a Climate Summit to engage world leaders and advance climate action. It will be a solutions summit.  I invite each of you to come and bring bold pledges.

Of course, when it comes to climate action this year, all roads lead to Lima. 

In December, the government of Peru will host the 20th Climate Change Conference.  This will be a vital stepping stone to a global agreement in 2015 -- which states parties have promised and which the world so urgently needs.

I also thank CELAC for your growing engagement on peace and security challenges.  
Conflicts in the region have passed, and the last one will hopefully soon be ended.  I welcome progress on Colombia’s peace talks that have been supported by the Government of Cuba.

I thank you for your generous contributions to United Nations peacekeeping around the globe – including your dedication to Haiti and to the mission there, MINUSTAH.

I salute the efforts of so many of your countries in helping the people and government of Haiti address its challenges, including cholera.  Important progress is being made to defeat this preventable disease.  Now is the time to intensify work and support. 

The region led the way in establishing a nuclear-weapon-free-zone with the Tlatelolco Treaty, and inspired others to follow. 

While your region has made landmark progress in overcoming conflict - the day-to-day safety of citizens in the streets remains a major challenge. 

There is no magic formula or one-size solution to tackle crime and violence.  Iron-fisted policies backfire.  

The most effective approaches put the protection of people’s rights at the centre.  I welcome your discussion to create a regional forum to exchange experiences on citizen security.

Our work must also stretch across regions – for example, Sub Saharan Africa, where illicit drug trafficking is fueling and funding violent extremist movements. 

I welcome your important discussions on confronting the drug problem. 

You bring a unique point of view and set of experiences to the debate.  Others may have different perspectives.  My aim is to work with you and others to find common ground with creativity and respect for global Conventions.

I count on your engagement in the upcoming 2016 Special Session of the General Assembly on the world drug problem.  Let us work together for its success. 

The inter-linked goals of peace and development are underpinned by human rights and the rule of law. 

For decades, Latin American and Caribbean nations have been instrumental in defending and promoting democracy and human rights, which has been crucial for regional stability.

Your region is one of great diversity. This diversity is a strength that should be respected and nurtured.  I encourage CELAC leaders to continue reinforcing the regional human rights system that is recognized as an example for the world.

I also welcome your strong emphasis on the rights of migrants and persons with disabilities – as well as the fight against discrimination against afro-descendants and indigenous peoples in your region.  The United Nations will host the World Conference on Indigenous Peoples this September.  And let us continue our efforts to unite to end violence against women and girls.

Here today, I underscore my call for the fullest compliance with all international treaties and obligations to safeguard human rights and deepen fundamental freedoms. 

The crises and flashpoints of the world often take me to other regions.  Precisely because of your progress, we do not often meet in this context. 

But it is for the same reason that I look to you for even greater engagement and support across the full range of the work of the United Nations around the world. 

The architects of the United Nations understood that regional organizations were crucial to achieving our shared goals. In our increasingly interconnected world, this is ever more important. 

When CELAC is stronger, the United Nations is stronger.

I welcome your drive and determination. 

José Marti wrote, “Day and night I always dream with open eyes”. 

Let us move forward with our eyes open to the realities of our globe – and our hearts full of the knowledge that by working and dreaming together, we can build a world of peace, development and human rights for all.

Muchas gracias.

*******************

DISCURSO DEL SECRETARIO GENERAL ANTE LA SEGUNDA CUMBRE DE LA COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS (CELAC)
La Habana, 28 de enero de 2014


Gracias por su invitación. Es un honor estar con ustedes.

Agradezco especialmente al Gobierno de Cuba la excelente organización de esta Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Estoy convencido de que, gracias al liderazgo del Presidente Raúl Castro, la Cumbre de la CELAC contribuirá a promover la paz, el desarrollo y los derechos humanos en la región.

Acabo de regresar de la Conferencia de Ginebra sobre Siria. Desde aquí, volveré a Europa para la Conferencia de Munich sobre Seguridad. Aun así, he considerado vital cruzar el océano específicamente para esta cumbre. No podía dejar pasar la oportunidad de estar con ustedes en este encuentro histórico.

Considero que es especialmente importante estar aquí en el aniversario del nacimiento del gran José Martí, que fue una inspiración no solo para la independencia de este país, sino también para la formación de la identidad latinoamericana.

Hoy, ustedes han venido aquí para trasladar sus aspiraciones al siglo XXI.

Yo he venido para rendirle homenaje, y también para aprender de lo que ustedes están construyendo.

Su región ha vivido tiempos turbulentos, y ustedes han salido fortalecidos. El progreso se evidencia en la labor de las Naciones Unidas.

En los últimos 20 años, la pobreza extrema se ha reducido a la mitad en América Latina y el Caribe. Ustedes resuelven sus diferencias pacíficamente, mediante el diálogo. Muchas de las convenciones mundiales de derechos humanos se han inspirado en la experiencia de América Latina.

Es obvio que sigue habiendo desafíos, tanto en la región como en otros lugares: la inseguridad, la desigualdad, la injusticia.

Pero yo veo una región decidida a afrontar unida esos obstáculos y a dar ejemplo ante el resto del mundo, como demuestra esta cumbre. Les aseguro que cuentan con el apoyo de las Naciones Unidas en todos los aspectos de nuestra agenda común.

Permítanme que comience con el desafío de la justicia social.

Vemos cómo cunden el desencanto, el miedo y la frustración en todo el mundo. Las economías crecen, pero no así los ingresos, ni el empleo digno. En lugar de esperanza, las personas ven obstáculos que limitan sus oportunidades, en particular las mujeres y los hombres jóvenes. Ninguna región es inmune.

Quiero felicitarlos por las medidas que han tomado para reducir las desigualdades más graves, y los animo a desplegar esfuerzos aún más enérgicos.

Este año se nos presentan dos oportunidades importantes: el apremio para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio dentro del plazo establecido, que vence el año que viene, y la preparación de una agenda común para el desarrollo después del 2015 que erradique la pobreza extrema y promueva el desarrollo sostenible.

Les agradezco por el liderazgo que Ustedes ejercen en la estructuración de este debate. Permítanme que felicite al Gobierno de Bolivia, presidente en turno del Grupo de los 77 y China, y a todos los gobiernos de la región por el activo papel que desempeñan en esta cuestión.

Tienen ustedes un largo historial de políticas ambiciosas y eficientes en materia de protección social, salud y educación.

Aplaudo los esfuerzos crecientes de esta región de medianos ingresos por compartir esas experiencias con el resto del mundo. La cooperación Sur-Sur es fundamental para la consecución de nuestros objetivos comunes de desarrollo global.

Estamos dispuestos también a seguir respaldando sus esfuerzos para lograr un desarrollo más inclusivo mediante la labor de todo el sistema de las Naciones Unidas, incluida la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas.

La justicia social comprende también la justicia climática, y en este aspecto, una vez más, su liderazgo y ejemplo son esenciales. Están ustedes a la vanguardia del desafío que plantea el cambio climático; son una superpotencia de la diversidad biológica.

La región, y en particular Centroamérica y el Caribe, es una de las más vulnerables ante los desastres climáticos. Celebro los extraordinarios esfuerzos que han desplegado, Cuba, nuestro país anfitrión, y otros países como promotores de la preparación, la adaptación y la capacidad de respuesta ante los desastres.

Las cuestiones climáticas exigirán mucho más de la cooperación regional y mundial. El 23 de septiembre celebraremos en el marco de la Asamblea General una cumbre sobre el clima para que los dirigentes mundiales tomen partido e impulsen la adopción de medidas relativas al clima. Será una cumbre de soluciones. Invito a todos los presentes a asistir y a aportar compromisos audaces.

Huelga decir que este año, cuando hablamos de medidas relacionadas con el cambio climático, todos los caminos conducen a Lima.

En diciembre, el Gobierno del Perú acogerá la 20ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Será un paso importante para lograr en 2015 el acuerdo global que los Estados partes se han comprometido a alcanzar y que con tanta urgencia necesita el planeta.

Doy las gracias también a la CELAC por su presencia creciente en las cuestiones relativas a la paz y la seguridad.

Los conflictos de la región han terminado y cabe esperar que el último de ellos se resuelva pronto. Me satisface la evolución de las conversaciones de paz de Colombia, que han contado con el apoyo del Gobierno de Cuba.

Agradezco sus generosas contribuciones a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en todo el planeta, y en particular su dedicación a Haití y a la misión que actúa allí, la MINUSTAH.

Aplaudo los esfuerzos que han desplegado muchos de sus países para ayudar al pueblo y el Gobierno de Haití a enfrentar sus dificultades, incluido el cólera. Se están haciendo progresos importantes para derrotar esta enfermedad prevenible. Ha llegado el momento de intensificar aun mas las labores y el apoyo en esta area.

La región fue pionera en el establecimiento de una zona libre de armas nucleares en virtud del Tratado de Tlatelolco, y ha servido de inspiración para crear otras.

Si bien se han conseguido avances históricos en la superación de los conflictos, la seguridad cotidiana de los ciudadanos en las calles sigue planteando un inmenso desafío en la región.

No hay fórmulas mágicas ni soluciones únicas para combatir la delincuencia y la violencia. Las políticas represivas son contraproducentes.
Los enfoques más eficaces son los que hacen hincapié en la protección de los derechos de las personas. Acojo con entusiasmo las deliberaciones sobre la creación de un foro regional para el intercambio de experiencias en materia de seguridad ciudadana.

Nuestra labor se debe extender también a las demás regiones, entre ellas el África subsahariana, donde el tráfico ilícito de drogas estimula y financia los movimientos extremistas violentos.

Me complace el importante debate que Ustedes sostienen sobre la lucha contra el problema de las drogas.

Ustedes aportan a ese debate una perspectiva y unas experiencias singulares. Hay otras partes que tienen diferentes puntos de vista, y mi objetivo es trabajar con ustedes y con ellos para hallar el terreno común, con creatividad y con respeto a los convenios mundiales.

Espero contar con su participación en el próximo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General sobre el problema mundial de las drogas, que se celebrará en 2016. Trabajemos juntos para que esa reunión sea un éxito.

Los objetivos interconectados de la paz y el desarrollo se sustentan en los derechos humanos y el estado de derecho.

Durante decenios, las naciones de América Latina y el Caribe han desempeñado un papel decisivo en la defensa y la promoción de la democracia y los derechos humanos, que ha sido crucial para la estabilidad regional.

Vuestra región se caracteriza por su gran diversidad. Esta diversidad es un activo que se debe respetar y alentar. Aliento a los dirigentes de la CELAC a que sigan fortaleciendo el sistema regional de derechos humanos, que ha sido reconocido como ejemplo para el resto del mundo.

Asimismo, acojo con satisfacción el gran énfasis que ponen los Estados de la región en los derechos de los migrantes y las personas con discapacidad, así como en la lucha contra la discriminación de los pueblos indígenas y afrodescendientes. En septiembre de este año, las Naciones Unidas celebrarán la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas. Los exhorto también a adelantar nuestros esfuerzos para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.

Hoy, en este lugar, quiero subrayar mi llamamiento para que se cumplan plenamente todos los tratados y obligaciones internacionales relativas a la salvaguardia de los derechos humanos, y para que se consoliden las libertades fundamentales.

Las crisis y los focos de tensión del mundo me llevan con frecuencia a otras regiones. Es precisamente por los progresos de ustedes por lo que no solemos encontrarnos con mas frecuencia en un contexto como este.

Por ese mismo motivo, me gustaría que ustedes incrementaran su participación y su apoyo a la amplia gama de actividades que despliegan las Naciones Unidas en todo el mundo.

Quienes edificaron las Naciones Unidas sabían que las organizaciones regionales eran fundamentales para alcanzar nuestros objetivos comunes. En el mundo de hoy, cada vez más interconectado, ese concepto cobra más importancia aún.

Cuando la CELAC se fortalece, las Naciones Unidas se fortalecen también.

Celebro su capacidad de iniciativa y su determinación.

José Martí escribió: “Yo sueño con los ojos abiertos, y de día y noche siempre sueño”.

Avancemos pues, con los ojos abiertos a la realidad de nuestro planeta, y con el corazón puesto en la certeza de que si trabajamos y soñamos juntos, podremos construir un mundo de paz, desarrollo y derechos humanos para todos.

Muchas gracias.


Statements on 28 January 2014