Bosnia y Herzegovina

Información basada en el Informe del Secretario General al Consejo de Seguridad (S/2015/203) publicado el de 23 marzo de 2015.

Veinte años después del fin de la guerra, la violencia sexual relacionada con el conflicto sigue siendo una cuestión política delicada y se avanza muy lentamente en el establecimiento de un amplio sistema de apoyo a los supervivientes. El Gobierno ha expresado recientemente su intención de ocuparse de la violencia sexual relacionada con el conflicto, pero se ha centrado principalmente en el enjuiciamiento, más que en la amplia gama de necesidades existentes. La falta de servicios se extiende a los niños nacidos como consecuencia de violaciones cometidas en tiempos de guerra, que se enfrentan a un riesgo especial de ser estigmatizados, abandonados y rechazados y de tener un bajo nivel socioeconómico. La estigmatización y la marginación económica de los propios supervivientes de violaciones sigue siendo un motivo de preocupación. El equipo de las Naciones Unidas en Bosnia y Herzegovina ha puesto en marcha un proyecto conjunto para hacer frente al legado de la violencia sexual relacionada con el conflicto. Este proyecto pretende mejorar la compensación a los supervivientes determinando sus necesidades y capacidades, mejorando el acceso a la justicia y los servicios y reduciendo el estigma. El Centro de Formación para las Operaciones de Apoyo a la Paz, con la ayuda de ONU-Mujeres, sigue proporcionando capacitación antes del despliegue sobre la violencia sexual relacionada con los conflictos para las fuerzas armadas en Bosnia y Herzegovina y la región. La inclusión de un objetivo concreto sobre la violencia sexual relacionada con el conflicto en el segundo plan nacional de acción para la aplicación de la resolución 1325 (2000) del Consejo de Seguridad, es un hecho positivo que sienta las bases para mejorar la prestación de servicios a los supervivientes.

 

Recomendación

Insto a las autoridades competentes de Bosnia y Herzegovina a que armonicen la legislación y las políticas para reconocer el derecho de los supervivientes de la violencia sexual relacionada con el conflicto a reparaciones que se reconozcan de manera sistemática y a que asignen un presupuesto específico para ese fin. También exhorto a las autoridades a que protejan y apoyen a los supervivientes que participan en los procedimientos judiciales, entre otras cosas, remitiéndolos a los servicios gratuitos de defensa letrada, psicosociales y de salud, así como mediante programas de empoderamiento económico.