INTERVENCIÓN DE LA HONORABLE ILEANA ECHEGOYEN
SECRETARIA DE VIVIENDA
GOBIERNO DE PUERTO RICO
 

VIGESIMO QUINTO PERIODO EXTRAORDINARIO DE SESIONES DE LA
ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS PARA REALIZAR UNA
EVALUACION GENERAL DE LA IMPLANTACION DE LOS RESULTADOS DE LA
CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE ASENTAMIENTOS
HUMANOS (HABITAT II)

NUEVA YORK, 8 DE JUNIO DE 2001

 
 
Honorable Presidente de la Asamblea General y distinguidos delegados. Agradezco la oportunidad que nos brindan de compartir hoy con ustedes los retos y oportunidades que confronta el Estado Libre Asociado de Puerto Rico en el siglo XXI en las áreas de vivienda, desarrollo sustentable a infraestructura. Quiero recalcar, que a pesar de haber estado ausente en este foro en los pasados años , deseamos reiterar nuestro compromiso de la agenda de Habitat II.

Los centros tradicionales de nuestras ciudades han ido perdiendo población en los últimos 40 anos en virtud de la suburbanización, desparramando asi nuestro desarrollo, a pesar de la limitación territorial de nuestra isla; afectando así significativamente nuestros recursos naturales y encareciendo los costos de construcción de vivienda por la necesidad de desarrollar nueva infraestructura.

El Estado Libre Asociado de Puerto Rico está comprometido con la declaración de Istambul sobre desarrollo sustentable y la necesidad de minimizar su impacto en nuestros recursos naturales y ecosistemas. Coincidimos plenamente en que las ciudades son centros de civilización que generan desarrollo económico, social, cultural y espiritual.

Puerto Rico cuenta con programas de incentivos al sector privado para adquirir y demoler estructuras abandonadas, consolidar solares o lotes de terreno en los centros urbanos de nuestras ciudades y así revitalizar los mismos. La alianza con el sector privado y los gobiernos locales es de vital importancia en la consecución del objetivo de rescatar nuestros centros urbanos.

Nos hacemos solidarios además, con la declaración de Istambul sobre los desarrollos humanos y su visión de justicia que plantea como uno de sus retos el expandir la oferta de vivienda a los más pobres y en mayor necesidad como las mujeres madres de familia y las personas sin hogar.

Nuestro gobierno ha enfocado sus esfuerzos en atender las necesidades de las comunidades más pobres a través de un Programa de Comunidades Especiales que está dirigido a la capacitación del liderato comunitario para que junto con las mejoras a la infrastructura y vivienda se apoderen de sus espacios comunes y asi logren áreas seguras. Este programa
también, coordina a los residentes, adiestramiento en ocupaciones para que, mediante el autoempleo o desarrollo de micro-empresas, contribuyan a la economía de su comunidad y del país. En resumen, nuestros programas de vivienda no sólo van dirigidos al desarrollo de vivienda, sino que a su vez, se dirigen al desarrollo social y al mejoramiento de la calidad de vida en nuestras comunidades.

Nuestro gobierno ha decidido promover la construcción y/o rehabilitación de 100,000 unidades de vivienda en los próximos 4 años. La mitad de estas viviendas serán para familias o individuos de escasos recursos económicos y que sin nuestra intervención no podrían adquirir su vivienda.

Entre los programas para promover vivienda segura y asequible, hemos desarrollado, en conjunto con la banca privada, un subsidio de interés hipotecario reduciendo significativamente el pago mensual. Otro de nuestros programas ayuda directamente al comprador con una asistencia directa de hasta con el 21% del costo de compra. Para abaratar los costos de desarrollo de interés social, hemos reducido los arbitrios y costos al sector privado. Asimismo, hemos reducido significativamente las contribuciones sobre ingresos que generen los desarrolladores de vivienda en proyectos de vivienda de interés social.

Estos esfuerzos de desarrollo de viviendas, mejora de comunidades, junto a ambiciosos proyectos de transportación pública, revitalizarán nuestras ciudades y aumentarán significativamente su capacidad de crecimiento ordenado, evitando el desparramamiento suburbano que atenta contra nuestros recursos.

Para Puerto Rico, ciudades vibrantes, seguras, económicamente fuertes, con amplia participación de todos los sectores, son la clave para conservar nuestras áreas rurales, tierras agrícolas a infraestructura verde.

Nuevamente, agradezco la oportunidad de compartir con ustedes algunas de las estrategias y acciones que está desarrollando Puerto Rico para enfrentar los retos de vivienda, desarrollo sustentable a infraestructura.