25 PERIODO EXTRAORDINARIO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA
GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS PARA REALIZAR UN EXAMEN Y
UNA EVALUACION GENERALES DE LA APLICACION DEL PROGRAMA
DE HABITAT

DISCURSO DEL SENADOR ERNESTO GIL ELORDUY

PRESIDENTE DEL GRUPO MUNDIAL DE PARLAMENTARIOS PARA EL
HABITAT


 



Con su venia, Señor Presidente
Honorable Asamblea
Señoras y Señores:

Saludo con respeto a quienes han hecho de la construcción de la paz, la cooperación internacional, el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, el motivo vital de su compromiso ético.

Comparto la convicción de que la paz se funda en la equidad social y el progreso de nuestros pueblos.

Es un gran honor, como senador mexicano, hacer uso de la tribuna ante el Pleno de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en nombre y representación del Grupo Mundial de Parlamentarios para el Hábitat.

Esta excepcional distinción, evidencia el interés de la Asamblea para escuchar la voz de los legisladores.

Manifestamos nuestro profundo agradecimiento al Secretario General, Excelentisimo Sr. Kofi Annan y a la Señora Anna Tibaijuka Directora Ejecutiva del Centro Hábitat.

El inicio del milenio nos convoca a reflexionar sobre el futuro de nuestras sociedades frente a la globalización, compromiso que ha de ser asumido cabalmente por Estados, Gobiernos y Parlamentos, como un deber inherente a la ética de la existencia humana y a sus valores.

Los parlamentarios impulsan acciones de gobierno sustentadas en normas de conducta civilizadas que conforman el cuerpo legislativo para darle legalidad y sustento a los procesos de desarrollo y a la vinculación de la gente con su representación política.

Es indiscutible que por su origen de orden constitucional, su carácter democrático y su responsabilidad estatal, deben asegurar su presencia en la construcción del nuevo orden internacional.

Somos producto genuino de la democracia, entendida como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

Desde su creación en la reunión de Yokohama, celebrada en 1987, el Grupo Mundial de Parlamentarios para el Hábitat, está comprometido a promover el desarrollo sustentable de los asentamientos humanos y la vivienda adecuada para todos.

Fue ésta una decisión acertada y oportuna. La participación de los parlamentos en la Agenda Internacional es de invaluable importancia.

La ONU, por su naturaleza, está abocada a ofrecernos una visión de conjunto. Es este el foro al que corresponde generar una conciencia sobre los grandes temas y desafíos globales.

En cambio, en la esencia misma de la representación parlamentaria, se da un compromiso directo e inmediato con la política en su dimensión social y local.

La comunicación de estos dos mundos, la cooperación entre el sistema de Naciones Unidas y los cuerpos legislativos, es por ello, cada día más necesario.

Recibimos con beneplácito la resolución para crear la unidad legal del Centro Hábitat y estamos seguros de lograr la coordinación cori el G.P.H. para brindar asistencia legal a los países que lo soliciten.

El Grupo Mundial apoyará la ejecución del programa de trabajo 2001-2002 del Centro Hábitat, en lo que corresponde a la expedición de ordenamientos jurídicos que otorguen seguridad en la tenencia de la tierra, en el contexto de un acelerado proceso de urbanización, que propicien la gobernabilidad urbana y fomenten ciudades más seguras.

Se requiere de una acción comprometida de los Parlamentarios que refuerce y revalore a la actividad legislativa como parte esencial de los procesos democráticos, del desarrollo sustentable y de la protección al medio ambiente.

Proponemos que grupos similares al Mundial de Parlamentarios para el Hábitat, pudieran integrarse para coadyuvar con su experiencia política, facultad legislativa y legitimidad democrática, en los programas y acciones que considere conveniente esta gran Organización de las Naciones Unidas y dar cauce legal a la diversa problemática que enfrentan los países del orbe.
 

Señoras y Señores:

La Organización de las Naciones Unidas abre sus puertas a los legisladores en torno a un tema relevante de su agenda, el Hábitat.

No es ocioso recordar que los compromisos y los cambios que se propongan para lograr avanzar en los propósitos de esta agenda, tendrán más fuerza y mejor horizonte con el respaldo de los Parlamentos.

El futuro sólo se alcanza y garantiza a través de la ley. A quienes aún piensen, que la ley no es todo, les decimos, que sin buenas leyes, todo es nada.

Por su atención, muchas gracias