HONDURAS
 
 

INTERVENCIÓN
DE

S.E. Sra. ARMIDA DE LOPEZ CONTRERAS

VICE - PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE HONDURAS

XXVII - SESIÓN ESPECIAL DE LAS NACIONES UNIDAS EN FAVOR DE LA INFANCIA
 
 

NUEVA YORK 8-10 DE MAYO 2002



Señor Presidente
Señor Secretario General Distinguidos Delegados

Es un honor dirigirme a Ustedes en representación del pueblo y Gobierno de Honduras presidido por el Excelentísimo Sr. Ricardo Maduro, y en su nombre permítame felicitarle, Señor Presidente, por haber sido elegido para presidir los trabajos de esta Sesión Especial que estamos seguros incidirá en beneficio de millones de niños y niñas, nuestras generaciones presentes y futuras.

Si pudiéramos configurar un mundo ideal, donde crecieran y se formaran nuestros niños y niñas, lo conformaríamos por naciones pacíficas y democráticas; donde el terrorismo, el narcotráfico y la drogadicción, habrían sido erradicados; donde la pobreza extrema y su secuela de calamidades no existieran; donde la prédica y la práctica del libre comercio fueran congruentes entre sí; donde los esfuerzos más nobles de la humanidad al servicio de la infancia, la niñez y la juventud se capitalizaran en vez de anularse.

Pero dejemos por un momento la contemplación de ese mundo ideal - sin dejar de luchar por él - y concentrémonos con criterio pragmático en nuestro mundo de realidades.

Honduras reafirma el compromiso contraído en Septiembre de 1990 durante la Cumbre Mundial de la Infancia, evento que marcó el esfuerzo de los gobiernos encaminado a priorizar los derechos de los niños y las niñas.

En Honduras dicho esfuerzo se materializó en la puesta en marcha de un Plan de Acción Nacional que culminó con significativos resultados en el área de la salud, la educación y la sanidad.

Asimismo, estamos desarrollando un proceso de transformación educativa en la que se establecen prioridades en cuanto a cobertura, diversificación, formación y descentralización de la gestión educativa.

Los problemas de la infancia en el Siglo XXI se pueden afrontar exitosamente si los consideramos dentro de su autentico contexto: la Familia.

El bienestar de los niños del mundo depende, en gran parte, de las medidas que los Estados adoptemos para ayudar a las familias a cumplir sus funciones naturales de generadores de la vida y el derecho a educar a sus hijos.
 
 

Señor Presidente

En su adhesión al compromiso que estamos por contraer, la Delegación de Honduras lo hará sobre la base de los principios morales, éticos, religiosos y culturales que rigen nuestra sociedad y teniendo siempre presente los pilares básicos y fundamentales contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Constitución de la República y demás instrumentos jurídicos nacionales e internacionales.

En este sentido, Honduras garantiza como derechos inviolables la dignidad de todo ser humano y el derecho a la vida desde el momento de la concepción hasta su muerte natural; reconoce la familia como el elemento natural y fundamental de la sociedad; consagra el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio o unión de hecho; y reafirma la importancia de la paternidad responsable, la abstinencia y la educación en valores, respetando el derecho primario, preferente e insustituible de los padres y la familia en escoger la educación de los hijos y velar por su cuidado, sustento y protección.

Para un país en desarrollo la pregunta obligada será mientras tanto, que más podemos hacer que esté dentro de nuestra capacidad, decisión y alcance?

Los países, particularmente aquellos menos desarrollados, necesitamos más que nunca la cooperación de la comunidad internacional a través de la mayor movilización de recursos, alivio de la deuda, ayuda al desarrollo, intercambio comercial más equitativo e inversión extranjera directa.

Una opción es la que promueven la Unión Europea, la OEA y el Banco Mundial que consiste en diseñar y ejecutar programas para el alivio de la pobreza urbana y rural concentrada en las areas fronterizas.

Otra posibilidad es el programa de "E.Government" auspiciado por Italia y las Naciones Unidas que consiste en incorporar a la administración pública las ventajas de la informática, la tecnología y la comunicación en beneficio de la infancia.

Estas dos opciones son valiosas y merecen toda la atención del Gobierno de Honduras, que desea ponerlas en ejecución de inmediato para reducir el flagelo de la pobreza extrema de habitantes que viven en dos mil aldeas remotas desprovistas de servicios básicos donde más de la mitad son niños y jóvenes.

Nos proponemos potenciar las habilidades de nuestros niños y jóvenes por medio del Programa Comunitec el cual es un proyecto en el que se le asigna a la tecnología, la función compensatoria de cerrar la brecha digital del proceso del desarrollo nacional e internacional.

Todos los aquí presentes somos protagonistas para que los gobiernos del mundo reciban a los niños como un verdadero tesoro y faciliten su crecimiento sano, equilibrado y con amor.
 

Señor Presidente

Así como se han globalizado el comercio y los negocios, los países en vías de desarrollo pedimos la globalización de la solidaridad para la infancia y la niñez, para de está manera contribuir a la creación de un entorno más apropiado para los niños y niñas del mundo.