ECUADOR
 

INTERVENCIÓN

DE

LA SEÑORA MARIA ISABEL BAQUERIZO DE NOBOA,
PRIMERA DAMA DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR
Y PRESIDENTA NACIONAL DEL INSTITUTO NACIONAL DEL NIÑO Y LA FAMILIA
 

Nueva York, 10 de Mayo 2002



Gracias señor Presidente:

Muchas cosas han ocurrido luego del 11 de septiembre del 2001, sin embargo nuestro compromiso se mantiene firme. La Convención sobre los Derechos del Niño sigue orientando nuestra acción. El reconocimiento constitucional de los derechos de la niñez y la extensión de la ciudadanía para todos los niños, niñas y adolescentes es una realidad en nuestro país.

Desde 1999, año de grave crisis económica y social del Ecuador, venimos trabajando en recuperar y mejorar el nivel de vida de todos. Para ello, el Gobierno del Presidente Gustavo Noboa, ha aumentado sistemáticamente el monto de la inversión social, dentro del presupuesto general del Estado. En el 2002, esta inversión en favor de los más necesitados, corresponde al 25% de este presupuesto.

La inversión social merece ser respaldada por los organismos financieros internacionales y la comunidad internacional en general, mediante el fortalecimiento de los mecanismos de cooperación, aumentando los montos de ayuda oficial, para el desarrollo y las iniciativas de canje de deuda por acción social que han probado ser efectivos para proyectos y programas que de otra manera no tendrían financiamiento.

Seguimos dando pasos para proteger a todos los niños de muertes prematuras y de las enfermedades prevenibles. Hemos cumplido con 13 de las 22 metas acordadas para que ningún niño o niña quede excluido de la escuela y de la salud básica, se esta aplicando la ley de maternidad con la que en el 2001 se han logrado salvar muchas vidas. Los ecuatorianos nos sentimos orgullosos de haber eliminado prácticamente las diferencias de género en el acceso a la educación.

Cada día en el Ecuador son más los gobiernos locales y la sociedad civil, que escuchan a los jóvenes y están cumpliendo con su responsabilidad hacia ellos. Rinden cuentas sobre las acciones y políticas adoptadas en su favor.

Señor Presidente, me es grato informarle que en julio de 2001, Ecuador fue la sede del I Encuentro Regional sobre la Niñez Indígena, en el que participaron niños, niñas y adolescentes líderes de Guatemala, México, Guayana, Perú, Bolivia, Colombia, Brasil y Ecuador.

La Declaración final de ese Encuentro, demanda de los Estados, políticas públicas integrales, participativas y descentralizadas, que refuercen la diversidad cultural de los pueblos y que incluyan acciones positivas a favor de la niñez y la adolescencia indígena.

En el mundo globalizado el fenómeno de la migración no nos es ajeno. Miles de niños, niñas y adolescentes sufren la ausencia de sus padres y reclaman el derecho a vivir en familia, a no migrar o vivir como refugiados o desplazados. Abogamos por acuerdos internacionales que contemplen los derechos humanos de los migrantes y la reunificación familiar.
 

Señor Presidente:

Los y las adolescentes tienen un gran deseo de ser protagonistas del mundo en el que vivimos. Su derecho a participar ya no es discutido pero todavía nos queda un largo camino para transformar el paradigma que define al adolescente como un problema, por uno que lo reconozca como el protagonista y copartícipe en la construcción de las soluciones a los problemas, de los cuales todos somos responsables. Necesitamos devolver a nuestros jóvenes la capacidad de amar a su país, mediante el rescate de valores fundamentales como la honestidad, la lealtad, la solidaridad y la responsabilidad. Estoy convencida de que ellos quieren reconocerse en sus mayores y ser mejores ciudadanos.

Conociendo de cerca esta problemática y siendo un tema que nos concierne a todos los países, en noviembre del 2001 en la ciudad de Quito se llevó a cabo la Décima Conferencia de Esposas de Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas, bajo el lema: "Adolescentes de las Américas forjadores del nuevo Milenio", donde adoptamos una Declaración y un Plan de Acción que ya está siendo aplicado en la región.

Al respecto, permítame detenerme un minuto para informar sobre el proyecto regional: "Adolescentes y jóvenes por una vida sana cuidando el ambiente" cuyo objetivo es el de contribuir al desarrollo sostenible de Latinoamérica, involucrando adolescentes y jóvenes con los diferentes actores estratégicos en el desarrollo y la protección del medio ambiente. Para el efecto, realizamos un taller de intercambio de experiencias entre Eco Clubs de Ecuador y Paraguay que sirve para fortificar los proyectos existentes, y motivar al resto de ciudades en esta iniciativa sustentable.

En cuanto al derecho a la educación, debemos aunar esfuerzos para compaginar las necesidades materiales con sistemas creativos y coherentes con la realidad que vivimos, la educación debe ser una herramienta para abrir puertas, y para generar oportunidades reales. Por esta razón, varios países de Latinoamérica apoyamos la propuesta de Laboratorios Escolares Empresariales que fue aprobada en la Décima Conferencia con el auspicio de la Organización de Estados Americanos.

Finalmente, permítame compartir la visión de los niños y niñas ecuatorianos que participaron en la Asamblea Nacional convocada en mayo de 2001 para analizar su posición frente al documento: "Un mundo justo para los niños" y que se resume en el siguiente deseo:

"Todos los niños participando como ciudadanos,
todos los niños educándose,
todos los niños bien alimentados,
todos los niños viviendo en familia,
todos los niños jugando y aprendiendo,
todos los niños protegidos,
todos los niños sanos y alegres,
todos los niños tratados con respeto y cariño,
todos los niños libres, iguales, constructores de mundo más justo y solidario"
 

Gracias Señor Presidente.