ISRAEL
 
 

Intervención

del

Ministro de Relaciones Exteriores 
Shimon Peres,

 

en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible
 

Johannesburg
3 de setiembre de 2002





Sr. Presidente, estimados colegas y amigos:

El Seòor condujo a Adán al Jardín del Edén y le dijo:"todo esto que yo he creado, lo he creado para ti. No destruyas mi mundo, porque si lo daòas, nadie podrá repararlo." Kohelet Rabá, cap.7, vers. 13.

Estamos aquí para reparar. Una vez más, esta semana, las miradas del mundo entero han sido puestas en Sudáfrica, el país que fuera ensangrentado y destrozado por las luchas pero que actualmente ha elegido un nuevo rumbo. Reconciliación en lugar de venganza, unidad en lugar de apartheid. Siguiendo los pasos de Gandhi y de Nelson Mandela. Hoy existe una nueva Sudáfrica dirigida con excelencia por el presidente Mbeki. Esto demuestra que, analizando el pasado aprendemos que el futuro puede ser cambiado.

La atmósfera del Próximo Oriente se muestra confusa frente a la arrogancia política que la ha rodeado. Nuestros amplios cielos y nuestros profundos mares azules y nuestro sol generoso han sido testigos de los más trascendentales acontecimientos del pasado:

El surgimiento de la fe en un dios,
El nacimiento de culturas y civilizaciones,
Las raíces de la tecnología y de la ciencia.

Esta misma región lamentablemente ha retardado su desarrollo por causa de conflictos resolubles y de la negligencia que trae una pobreza que puede ser combatida.

Las polémicas que arrasan la región impiden el diálogo, y el terrorismo que la devastó ha hecho nacer la desconfianza. La consecuencia es que el sol fértil es corrosionado por el desierto y los conflictos evitan que el agua siga su curso natural.

La región necesita que se reentable un nuevo diálogo. Y el verdadero diálogo debe enfocarse no solamente en los objetivos, que cada día son más necesarios, sino también en las formas de alcanzarlos. Poseemos más o menos un mapa para lograr la paz. Debemos suprimir los peligros que acechan en el mapa de los caminos. De todas maneras, es seguro que el terrorismo no podrá alcanzar ningún objetivo.

Las fronteras convenidas podrían ayudar a finalizar el conflicto. Un nuevo horizonte podría satisfacer a necesidades que carecen de fronteras, como ser la salud, la irrigación y el turismo, el transporte, la comunicación, la tecnología y el medio ambiente.

En nuestros países asimos nuestros pasaportes nacionales, pero a Johannesburg hemos venido con cédulas de identidad mundiales.

Es por este motivo que para actuar, no tenemos necesidad de esperar la firma de acuerdos de paz. El desarrollo nacional no puede ser aplazado.
El juicio de la historia aún no ha pronunciado su veredicto sobre la pregunta: ".Cúal es el factor de cambio más importante: los acuerdos políticos o la cooperación regional? " yo sugiero que se invierta en la cooperación como instrumento de cooperación con la paz. Es por este motivo que me gustaría enumerar una serie de proyectos iniciados aprobados mundialmente sobre una base regional, que podrían conducir a una transformación:
 

  •  Establecer una farmacia regional virtual que asegure una provisión de medicamentos a precio accesible a todos.
  • Plantar, en el curso de una década, un millar de árboles para que se provoque un cambio de clima en la región (Israel ha plantado 200 millones de árboles durante los últimos aòos).
  • Construir un conducto de agua entre el Mar Rojo y el Mar Muerto, para salvar a este último.
  • Establecer un banco de agua regional que facilitaría la planificación y los procesos de aplicación tecnológica de producción, de reciclaje, de transporte y de economía de agua.
  • Desarrollar un sistema regional de tecnología de información que sirva de infraestructura para estudios por correspondencia de medicina y de centros de investigación universitarios.
El Próximo Oriente ha conservado su lugar en la historia mundial como centro de innovación, en el plano espiritual, cultural, etc. Dejemos que nuestra generación sea la primera en generar la regeneración.

Hace algún tiempo, para mi sorpresa, un educador musulmán de Sudáfrica contó la siguiente historia judía (que yo no conocía) en una reunión de la UNESCO:

Un rabino había hecho a sus alumnos la siguiente pregunta: ".Cuándo finaliza la noche y comienza el día?" Un estudiante respondió: "Cuando de lejos se puede distinguir una cabra de una oveja, no es de noche." Otro estudiante dijo: "Cuando se puede captar la diferencia entre un olivo y una higuera es que el día ha comenzado."

Ellos esperaban la respuesta del rabino, que acabó diciendo: "Cuando Uds. ven una mujer, sea de tez morena o de tez blanca, Uds. le dicen: Ud. es mi hermana. Cuando Uds. ven un hombre, sea rico o pobre, Uds. le dicen: Ud. es mi hermano. Es allí que la noche finaliza y que un nuevo día ha comenzado."