ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Logo de la CampañaCampaña del Secretario General de las Naciones Unidas:
Unidos para poner fin a la violencia contra las mujeres
. Ban Ki-moon
«Rompe el silencio. Cunado seas testigo de la violencia contra las mujeres o las niñas, no te quedes de brazos cruzados. Actúa.»
Ban Ki-moon, Secretario General

SECRETARIO GENERAL BAN KI-MOON
Hay sin embargo una verdad universal, aplicable a todos los países, culturas y comunidades: la violencia contra la mujer nunca es aceptable, nunca es perdonable, nunca es tolerable.

SECRETARIO GENERAL BAN KI-MOON

ÚNETE en el Mundo

ÚNETE en la región Europa y Asia Central

Una nueva ley en Kirguistán endurece las penas por secuestro de novias

Los esfuerzos de promoción llevados a cabo por grupos de la sociedad civil, activistas, artistas, deportistas y medios de comunicación, muchos de los cuales participan en la campaña del Secretario General “ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres” en Kirguistán, lograron la aprobación final de la legislación que endurece la pena contra el secuestro de novias. En diciembre de 2012, el Parlamento de Kirguistán aprobó una ley que endurece la pena aplicable al secuestro de novias. Tras su publicación, la pena para quien obligue a una mujer a contraer matrimonio forzado podrá llegar hasta los 10 años. Antes el delito tenía una pena máxima de tres años de prisión.

La práctica de secuestrar novias es un hecho generalizado en Kirguistán, y todavía hay quienes la consideran una tradición valiosa. Según datos de la ONG Women Support Centre, que trabaja para poner fin a la violencia contra las mujeres, todos los años se produce en Kirguistán por lo menos 11.800 casos de secuestro forzado de mujeres y niñas, de las cuales más de 2.000 niñas también afirmaron haber sido violadas. La justicia sólo investiga unos pocos casos.

Alrededor de 100 activistas de ÚNETE participaron en una actividad para colocar banderas de colores en el centro de Bishkek, la capital de Kirguistán

Alrededor de 100 activistas de ÚNETE participaron en una actividad para colocar banderas de colores en el centro de Bishkek, la capital de Kirguistán, el 10 de diciembre de 2012. Estas 9.800 banderas rojas representan a las mujeres que fueron secuestradas y obligadas a contraer matrimonio contra su voluntad; 2.000 banderas blancas representan a las mujeres que padecieron violencia sexual; y 7.500 banderas violetas, a las mujeres que presentaron denuncias formales por violencia doméstica. Crédito de la foto: ONU Mujeres/Eric Gourlan