Acciones de las Naciones Unidas contra el terrorismo

Actividades de la Asamblea General

Acciones de la Asamblea General contra el terrorismo

En los últimos años, los Estados Miembros han logrado un gran progreso en su labor en la lucha contra el terrorismo por medio de la Asamblea General en ambas vías jurídica y operacional. La labor de establecimiento de normas de la Asamblea se ha caracterizado por los éxitos recientes obtenido en la aprobación de convenios encaminados a reprimir la financiación del terrorismo, los atentados con bombas y el acceso al material nuclear. Los Estados Miembros trabajan por la mejora de la coordinación de medidas prácticas contra el terrorismo que culminaron por primera vez en la historia en la reciente aprobación de una estrategia mundial contra el terrorismo.

Vista de la Asamblea GeneralLa Asamblea General se ha estado ocupando del problema internacional del terrorismo desde 1972. En los decenios de 1970 y 1980 se abordó el problema mediante resoluciones. Durante ese período, la Asamblea General aprobó también dos convenios relativos a la lucha contra el terrorismo: la Convención sobre la Prevención y el Castigo de Delitos contra Personas Internacionalmente Protegidas en 1973 y la Convención Internacional contra la toma de rehenes en 1979.

En diciembre de 1994, la Asamblea volvió a centrar una vez más su atención en la cuestión del terrorismo mediante una Declaración sobre medidas para eliminar el terrorismo internacional. En una Declaración complementaria se establecía un Comité Especial de Medidas para Eliminar el Terrorismo en 1996. Desde que se aprobó esta Declaración, la Asamblea se ha estado ocupando sistemáticamente del problema del terrorismo.

En los últimos años, en el marco del Comité Especial de la Asamblea (sobre el terrorismo), así como en el Grupo de Trabajo de la Sexta Comisión, se han logrado notables adelantos en la elaboración de instrumentos internacionales. Desde 1997, los Estados Miembros han completado los trabajos relacionados con tres instrumentos concretos contra el terrorismo, que abarcan tipos específicos de actividades terroristas: el Convenio Internacional para la represión de los atentados terroristas cometidos con bombas de 1997, el Convenio internacional para la represión de la financiación del terrorismo de 1999 y el Convenio internacional para la represión de los actos de terrorismo nuclear.

Actualmente, los Estados Miembros están negociando un proyecto de convenio general contra el terrorismo internacional. El convenio complementaría el marco actual constituido por los instrumentos internacionales de lucha contra el terrorismo.

«Sólo a través de una fuerte voluntad política, su ejecución y plasmación, podemos conseguir nuestras esperanzas de un mundo libre de terrorismo (...). Esto requiere de esfuerzos multinacionales que van más allá de los enfoques locales y tradicionales. Ninguna nación, por sí sola, no importa lo poderosa que sea, puede prevenir el cumplimiento de cualquier amenaza».

Discurso del Presidente del 66° Período de Sesiones de la Asamblea General, Nassir Abdulaziz Al-Nasser, en el tercer examen bienal de la Naciones Unidas contra el terrorismo,
28 de junio de 2012

En la Cumbre de septiembre de 2005, los líderes mundiales expresaron inequívocamente su condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, independientemente de quién lo cometa, en dónde y con qué propósitos. Basándose en esta plataforma histórica, en la Cumbre se pidió también a los Estados Miembros que prosiguieran su labor por medio de la Asamblea General y aprobaran una estrategia contra el terrorismo, basada en las recomendaciones del Secretario General, que promoviera respuestas amplias, coordinadas y coherentes contra el terrorismo a nivel nacional, regional e internacional.

El 2 de mayo de 2006, siguiendo esas recomendaciones, el Secretario General Sr. Kofi Annan presentó en un informe Documento PDF a la Asamblea General una serie detallada de recomendaciones. Esas recomendaciones constituyeron la base fundamental de una serie de consultas con los Estados Miembros que concluyeron en la aprobación de una estrategia mundial contra el terrorismo para las Naciones Unidas. La estrategia tiene forma de resolución (A/RES/60/288 Documento PDF) con un plan de acción anexo. Con esta estrategia, la Asamblea General reafirmó y extendió su papel en la lucha contra el terrorismo. En la estrategia se pide también a la Asamblea que supervise la aplicación y examine y actualice la estrategia. El primer examen se llevó a cabo en septiembre de 2008.

Los Estados miembros realizaron nuevos exámenes de la estrategia en septiembre de 2010 y, más recientemente, en junio de 2012 para compartir las experiencias y buenas prácticas frente a la amenaza del terrorismo. En su último informe sobre las actividades del sistema de las Naciones Unidas en la implementación de la estrategia, el Secretario General señaló que cinco años después de la adopción de la estrategia se habían conseguido avances en su aplicación. También subrayó la necesidad de continuar con el desarrollo de los planes estratégicos nacionales y regionales para maximizar el carácter integral de la Estrategia, así como para lograr un apoyo coherente del sistema de las Naciones Unidas a la misma.

Como las amenazas terroristas siguen siendo importantes en muchas regiones del mundo, la lucha contra el atractivo del terrorismo se ha convertido en una prioridad. Antes de la tercera revisión de la Estrategia, el Presidente de la Asamblea General organizó un simposio sobre la promoción del diálogo, el entendimiento y de medidas para contrarrestar la atracción del terrorismo, que tuvo lugar el 27 de junio de 2012 en Nueva York. La reunión se centró en el diálogo y el entendimiento como elementos fundamentales del enfoque estratégico de las Naciones Unidas para luchar contra el atractivo del terrorismo.

Después de la tercera revisión bienal de la lucha mundial contra el terrorismo, los días 28 y 29 de junio de 2012, la Asamblea General aprobó por unanimidad una resolución que renueva su compromiso inquebrantable con el fortalecimiento de la cooperación internacional para prevenir y combatir todas las formas de terrorismo. Los Estados miembros también hicieron hincapié en la necesidad de promover la solidaridad en todo el mundo en apoyo a las víctimas de actos terroristas y destacó el papel que pueden desempeñar en la lucha contra el atractivo del terrorismo».