ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

RIO+20 El futuro que queremos

RIO+20 El futuro que queremos

Amy Tsanga: El futuro que queremos

Amy Tsanga

El futuro que queremos se basa fundamentalmente en hacer frente en nuestros tiempos a los obstáculos que actualmente impiden que la humanidad se dé cuenta de todo su potencial para el desarrollo sostenible. La raza humana ha llevado a cabo enormes avances desde el punto de vista tecnológico en el ámbito militar y en el de las telecomunicaciones a lo largo de los últimos veinte años. Sin embargo, surge un alarmante y sin duda muy modesto avance de la realidad humana hacia el desarrollo sostenible cuando estos avances se yuxtaponen frente a la realidad cotidiana de guerra, inanición, pobreza, enfermedades, desempleo, falta de vivienda, intolerancia religiosa y xenofobia que se da en varias partes del mundo.

La gran mayoría de los habitantes del mundo sigue experimentando la implacable brutalidad y las consecuencias de un sistema económico dominante, desenfrenado, que está fundado en los limitadísimos intereses de unos pocos. Aunque los altos precios de los alimentos y las materias primas han contribuido a lo largo y ancho de todo el planeta a la crisis alimentaria, la verdad es que vivimos en un mundo en el que algunos países ricos, año tras año, prefieren desperdiciar millones de toneladas de alimentos y cereales antes que dárselos a los que mueren de hambre. Hemos presenciado cómo los influyentes de este mundo utilizan el poder de las armas y la alta tecnología militar para derrocar gobiernos y causar un caos sin fin para así tener acceso a los recursos de otro país. No puede haber desarrollo sostenible en un ciclo constante de avaricia y acopio sin fin. El futuro que queremos requiere valentía para desafiar el actual orden económico mundial, que es el principal responsable de las crecientes brechas entre los que tienen y los que no tienen.

Vivimos en un mundo en el que el espacio para la libertad de circulación se encoge en vez de expandirse, en virtud de la religión, color de piel o etnia de cada uno. En muchas partes del mundo occidental tiene lugar una situación explosiva en lo que se refiere a la vida en un contexto de diversidad étnica. Los musulmanes conocen de sobra las restricciones de su derecho a «existir» que han surgido a raíz del 11 de septiembre. Los africanos de todo el mundo no se hacen ilusiones con el fin del racismo. Tan sólo hay que intentar conseguir un visado para Occidente y América para que te recuerden una y otra vez que no hay que confundir los pequeños avances en las relaciones entre las razas con triunfos importantes.

En resumen, el futuro que queremos es básicamente un futuro en el que los derechos humanos no dependan de los intereses limitados de un poder global, sino que se rijan por auténticos valores universales.

Amy Tsanga es una antigua profesora de derecho y Directora Adjunta del Southern & Eastern African Regional Centre for Women's Law en la Universidad de Zimbabwe.

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Junio de 2013.