ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

RIO+20 El futuro que queremos

RIO+20 El futuro que queremos

El biogás calienta las comunidades del Pacífico

Autora: Samisoni Pareti

familias locales de Fiji

A las familias locales les encantan los ahorros que ven en sus facturas de electricidad con la introducción de la tecnología del biogás.

La leña y el combustible fósil solían ser las fuentes de energía más corrientes para los 60 residentes de Ovea, aldea rural de Fiji ubicada al norte de la capital, Suva. Pero ya no es así – años de trabajo agotador recolectando leña llegó a su fin con la introducción del primer digestor de biogás en julio de 2011.

El biogás es el gas que se produce por la descomposición biológica de desechos orgánicos como materia vegetal o animal muerta y los desperdicios de la cocina. Se pueden derivar considerables beneficios económicos mediante la utilización de los desechos domésticos para producir gas metano y el efluente del biodigestor para la agricultura.

«Esto es maravilloso», dice Talica Matairavula, residente de Ovea. «Ya no tenemos que comprar cilindros de gas y usamos la mitad del keroseno que usábamos antes». El cambio de leña o combustible fósil —keroseno— a energía renovable representó automáticamente para la familia de Talica un ahorro en su factura por consumo de energía de 40 dólares de Fiji (aproximadamente 28 dólares de los EE.UU.) por mes. A medida que la familia se va familiarizando con la tecnología del biogás y aumenta su uso de biogás, podrán ahorrar mucho más.

La adopción del biogás como fuente de energía renovable no ha generado únicamente economías monetarias, sino también beneficios ambientales. Se solían acumular en las vías fluviales materiales de desecho sin tratar, pero ahora el efluente del biodigestor se utiliza como fertilizante y plaguicida natural para las cosechas de guisantes. Los residentes de una aldea vecina también utilizan el efluente en la acuicultura.

Los desperdicios domésticos se utilizan para producir gas metano.

Los desperdicios domésticos se utilizan para producir gas metano.

Otro beneficio ambiental de la tecnología del biogás es que contribuye a la reducción neta de los gases de efecto invernadero. La producción de metano es un proceso biológico, ocurre naturalmente en organismos como las vacas, los cerdos y los humanos. El proceso de producción de metano, componente principal del gas natural, se produce en los digestores de biogás. Dado que el metano es un gas de efecto invernadero más nocivo que el dióxido de carbono, la captura y quema del metano como combustible reduce la cantidad de metano que, de no ser por ello, escaparía a la atmósfera.

El aprovechamiento de energía renovable mediante la captura de metano a partir de desechos de origen humano y animal forma parte de un proyecto de la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP), en colaboración con el Gobierno de Corea. El proyecto fue ejecutado en Fiji y la isla vecina de Samoa por Youth With A Mission, organización no gubernamental de base religiosa inscrita en la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. Para el proyecto de biogás de la aldea de Ovea Youth With A Mission envió a sus representantes desde Samoa para ayudar en la instalación del biodigestor en esa aldea. Los técnicos de Samoa ayudaron a capacitar a unos 16 jóvenes de Ovea en la construcción y el mantenimiento del digestor. El objetivo es que esos jóvenes de Ovea adquieran los conocimientos y las técnicas necesarios para construir nuevos digestores y darles mantenimiento por su cuenta.

Intercambio de conocimientos

Granjero

El efluente del digestor de biogás se aprovecha en la agricultura.

Como parte de la puesta en marcha del proyecto se celebraron sesiones de información y capacitación con la comunidad local, al tiempo que se estableció un centro de capacitación y demostración en el recinto de Youth With A Mission. En ese centro los miembros de la comunidad pueden asistir al taller de «capacitación de instructores», que incluye técnicas de fabricación de ladrillos, métodos de almacenamiento y transmisión de biogás y un esbozo de los procedimientos de seguridad. Al menos 50 hogares se han beneficiado directamente del proyecto, con el empleo de seis trabajadores en las etapas iniciales del programa y la capacitación de más de 200 personas en tecnologías del biogás.

En las sesiones de capacitación para el proyecto de biogás en Ovea se dan a conocer ejemplos positivos de intercambio de la nueva tecnología entre las aldeas vecinas, particularmente con la participación de los jóvenes. El proyecto ha permitido que los jóvenes de Ovea desarrollen un sentido de responsabilidad y empoderamiento y ha demostrado las enormes posibilidades que encierra la utilización de la energía renovable para las comunidades rurales.