ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

RIO+20 El futuro que queremos

RIO+20 El futuro que queremos

Estudiantes brasileños aprenden y cultivan

Autor: Nelson Siquera

Un grupo de estudiantes en la escuela

Los estudiantes de una escuela en Porto Alegre, estado de Rio Grande do Sul, al sur de Brasil.

Quince mil estudiantes en el Brasil ahora comen verduras que ellos mismos cultivan en sus huertos escolares. Esos estudiantes han adquirido conocimientos sobre la tierra y se han ganado el derecho a trabajarla cultivando verduras, plantas y flores en el suelo local. La Iniciativa de huertos escolares se ha convertido en un nuevo recurso de educación ambiental en el Brasil.

La ordenación ineficiente de la tierra y el hambre son una realidad en muchas regiones del Brasil. Para hacer frente al problema, las autoridades educacionales y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han venido colaborando estrechamente para ampliar la Iniciativa de huertos escolares. Actualmente participan en el proyecto 500 escuelas en 70 ciudades diferentes, al tiempo que 700 profesionales han trabajado con los estudiantes.

Los huertos están ubicados en los recintos escolares o sus alrededores. El objetivo es aprovechar el espacio para aprender, cosechar y recrearse. «El huerto es un nuevo recurso didáctico en manos de nuestros maestros. Trabajaremos de forma interdisciplinaria, incorporando a nuestros estudiantes a la producción de alimentos desde sus inicios, siguiendo su desarrollo y creando nuevos valores», dice Olga María Dellano, Secretaría de Educación de la ciudad de Bagé.

Estudiantes en la escuela de Fortaleza

Escuela en la ciudad de Fortaleza, estado de Ceará, al noreste de Brasil.

La experiencia brasileña con los huertos escolares ha servido de ejemplo para otros países. Delegaciones procedentes de 17 países participaron en una conferencia celebrada en Porto Seguro en 2011 a fin de intercambiar información y buenas prácticas.

Los participantes también tuvieron la oportunidad de visitar los resguardos indígenas de Juerana y Jaqueira y almorzaron junto a agricultores locales. El almuerzo tenía mayor importancia aún por el hecho de que el 30% de los alimentos que se sirven en las escuelas públicas se adquieren de productores locales.

La funcionaria de educación Najla Veloso explicó que el proyecto no trata únicamente de la construcción de huertos y el aprovechamiento de la cosecha para el almuerzo escolar. «La idea es mucho más amplia, con reflexiones profundas sobre la conciencia de la comunidad donde se inserta el proyecto», dice ella.

Estudiantes en la escuela de Nuestra Señora de Lourdes

Escuela Nuestra Señora de Lourdes, en la ciudad de Farroupilha, estado de Rio Grande do Sul, al sur de Brasil

Según María Luiza Rodrigues, coordinadora de proyecto en Formosa en el estado de Goiás, «Los estudiantes comparten en sus hogares lo que han aprenden en la escuela acerca de los huertos y enseñan a sus padres cómo puede construirse uno. Sería maravilloso que cada escuela en el Brasil tuviera acceso a esta iniciativa.»