ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

RIO+20 El futuro que queremos

RIO+20 El futuro que queremos

John Felstiner: El futuro que queremos

John Felstiner

¿Puede la poesía salvar la Tierra?

Creo en la necesidad de que cada persona con conciencia reconozca nuestra interdependencia extrema con el mundo no humano al que pertenecemos antes de que nuestras vidas se desintegren. El mundo natural del que somos parte y del que, al mismo tiempo, nos apartamos.

Pero, ¿de qué sirven los poemas cuando los tiempos que corren piden historia y ciencia medioambiental, liderazgo de gobierno, moderación empresarial y del consumidor, activismo sin fines lucrativos e iniciativas locales? ¿Por qué recurrir a los placeres de la poesía cuando ha llegado la hora de la respuesta más difícil?

En la Gran América, y en todas partes, las selvas que absorben el carbono y su fauna se han arrasado, las zonas silvestres se han perforado, las praderas y los pastos se han sobreexplotado, los bosques se han perdido por las motos de nieve, las dunas por los vehículos todo terreno, los cañones por presas, el suelo y los acuíferos por la agroindustria, los arrecifes de coral por la pesca con veneno y con dinamita, las ballenas y los delfines por los sónares militares, las aves marinas por los derrames de petróleo, las abejas polinizadoras por los pesticidas y el desarrollo, los gorilas por los magnates del carbón, elefantes tigres leopardos de las nieves rinocerontes blancos hipopótamos por cazadores furtivos de carne de animales exóticos de pelaje y pieles y marfil, brillantes loros guacamayos por traficantes ilegales de pájaros, 73 millones de tiburones por año («aleteados» y después arrojados de nuevo para que se ahoguen) sustituidos por la sopa de aleta de tiburón, especies animales y vegetales por el saqueo, la vanidad cosmética, de vestimenta, culinaria, medicinal y afrodisíaca, y también por la avaricia corporativa y consumista.

Siendo realistas, ¿qué puede decir la poesía ̶y mucho menos hacer ̶, acerca del calentamiento global, del aumento del nivel del mar y su acidificación, la polución del agua y el aire, las especies en peligro de extinción, los páramos plagados de carreteras, las selvas arrasadas, además de la explotación minera a cielo abierto y de la destrucción de cumbres montañosas, la tala indiscriminada, la sobrepesca, la sobre alimentación, el consumo excesivo, el superdesarrollo, la sobrepoblación, y así sucesivamente? Bueno, prácticamente nada. En el mejor de los casos, «poesía» y «política» forman casi una rima asonante un poco torpe. Aun así, prácticamente nada sigue siendo algo.

Si los poemas tocan de lleno nuestra humanidad, pueden acelerar la conciencia y reforzar el respeto por la tierra saqueada y fuerte en la que vivimos.

Creo que nada importa más que el ser atentos. Alguien dijo hace mucho tiempo que la cortesía es la oración natural del alma. ¿Mi propia esperanza, especialmente para los jóvenes? Que al estar atentos a la forma de crear poemas naturales, su sonido y ritmo y la elaboración de las palabras puedan acercar, dirigir la atención hacia la verdadera naturaleza que nos revelan esos poemas.

Puede la poesía salvar la Tierra? Los personajes fundamentales del título son los interrogantes. Esta pregunta carga con una duda desesperada ―¿puede la poesía salvar la Tierra?―, y también al mismo tiempo alberga una pregunta que transmite esperanza, compromiso, un futuro.

John Felstiner John Felstiner ha publicado «Translating Neruda: The Way to Macchu Picchu», «Paul Celan: Poeta, superviviente, judío», «Selected Poems and Prose of Paul Celan», «Can Poetry Save the Earth? / A Field Guide to Nature Poems»; además, es coeditor de la antología de literatura judio-estadounidense de Norton. Profesor en la Universidad de Standford desde 1965, John ha recibido importantes premios por su trabajo y es miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias.

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Junio de 2013.