ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

RIO+20 El futuro que queremos

RIO+20 El futuro que queremos

Marco Castro: El futuro que queremos

Marco Castro

Vislumbrando una visión

Al menos para aquellos que todavía tienen estaciones y pueden seguir disfrutando de ellas de forma natural, el cambio climático ha desarrollado nuevos patrones climatológicos en constante cambio en muchas ciudades alrededor del mundo, no siempre para mejor.

Todavía queda una última reserva de petróleo. Los precios del petróleo han subido y este aumento ha impuesto la investigación de otros tipos de energía más baratos y eficientes, como la solar, la eólica y los biocombustibles.

Algunas ciudades se han abandonado debido a factores como los cambios climatológicos, la contaminación tóxica, crisis económicas o el colapso de infraestructuras. También surgen nuevas ciudades que crecen con nuevos desafíos y propósitos. Los graves problemas han obligado a los ciudadanos a idear más soluciones creativas que puedan ser un prototipo y de las que se pueda hacer uso en esa área. El diseño biomimético y la investigación sobre nanotecnología han permitido que la tecnología avance a pasos agigantados. Por ejemplo, los monitores medioambientales y de energía distribuidos por la ciudad en las paradas de autobús y las estaciones de carga proporcionan información que puede asignar los limitados recursos allí donde son necesarios.

Por fin se prohíbe conducir a los humanos y los accidentes se reducen de manera significativa. Muchos vehículos en movimiento ―como los coches y los autobuses― se fabrican con materiales dúctiles; algunos incluso son inflables. La agricultura nómada ligera se practica en muchos vehículos y permite a las personas que trabajan en la ciudad pero viven fuera relajarse o recolectar los productos durante su viaje.

Los cargadores y baterías que funcionan con energía humana integrados en la ropa han hecho que los dispositivos sean más eficientes. Además, facilitan una red de sensores humanos. Las compañías mineras de datos proporcionan una plataforma para el intercambio personalizado de energía y datos. Ha habido un gran aumento en el aprendizaje multisensorial, interdisciplinario, que ha dado especies humanas más eficientes. Todavía existe un fuerte debate sobre cómo de conectados están los humanos actualmente y quién tiene el acceso a la información y su control.

La educación es muy importante y una verdadera prioridad mundial. El diseño es un lenguaje unificador que permite la intercomunicación y ayuda a lidiar con los auténticos problemas del mundo. Las comunidades de hackers y las formas de vida wiki se han expandido más allá de la programación informática.

Los gabinetes estratégicos de acción han proliferado, distribuyéndose; los estilos de vida nómadas y colaborativos han creado comunidades híbridas y multidisciplinarias.

La forma de comer se ha trasformado. Las cocinas nómadas son complejos de producción de comida locales en los que la gente adquiere comida personalizada que refleja o remedia su dieta habitual. Estas cocinas fabrican su propia comida y utilizan sus desechos como combustible, empleando técnicas de cultivo urbanas que van desde la acuaponia hasta los gallineros de pollos y las colmenas. Ahora la gente puede conocer toda la información acerca de la comida que ingieren.

En términos generales, estas han sido las difíciles primeras décadas del siglo XXI. Los problemas a los que se ha enfrentado la Tierra han obligado a los humanos a adaptarse y a mantener una relación más respetuosa con el medioambiente. Sólo podemos ser optimistas y trabajar por un futuro mejor.

Marco Castro Cosio es un artista y diseñador establecido en Nueva York.

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Junio de 2013.