ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Secretario General Ban Ki-Moon

Mensaje del Secretario General con motivo del Día Mundial de la Salud

7 de abril de 2012

El 7 de abril de cada año celebramos el Día Mundial de la Salud en conmemoración del aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud en 1948. El tema de este año, «La buena salud añade vida a los años», transmite un mensaje importante: fomentar la buena salud durante toda la vida contribuye a que las personas tengan más posibilidades de mantenerse saludables y productivas al llegar a una edad avanzada.

A mediados del siglo pasado, solo había 14 millones de personas mayores de 80 años en el mundo. Para 2050 habrá casi 400 millones de personas en este grupo de edad, y solamente en China habrá 100 millones. Pronto, por primera vez en la historia, habrá en el mundo más adultos mayores de 65 años que niños menores de cinco.

Este enorme cambio en la edad de la población mundial está estrechamente vinculado al desarrollo económico y social. Debido principalmente a los avances logrados en materia de salud pública a nivel mundial con la mejora de la supervivencia infantil y la salud de los adultos, las personas viven más años en casi todo el mundo. En muchos países de altos ingresos ya se está registrando un rápido envejecimiento de la población. En los próximos decenios, los países de ingresos bajos y medianos experimentarán un envejecimiento igualmente espectacular.

El aumento de la longevidad es motivo de celebración y algo a lo que todos aspiramos. Las personas mayores hacen muchas contribuciones valiosas a la sociedad, como miembros de su familia, como participantes activos en la fuerza de trabajo y como voluntarios en las comunidades. La sabiduría que han adquirido con el transcurso de los años los convierte en un recurso único para la sociedad.

Pero el hecho de que haya más personas de edad avanzada trae aparejado un mayor uso de los sistemas de atención médica y seguridad social. En la actualidad, las enfermedades no transmisibles claramente constituyen la mayor amenaza para la salud de las personas de edad avanzada en todos los países. Las enfermedades cardíacas y los accidentes cardiovasculares son las principales causas de muerte, mientras que los problemas visuales y la demencia son las principales causas de discapacidad. La incidencia de estas enfermedades entre las personas de edad avanzada es de dos a tres veces mayor en los países de bajos ingresos que en los de altos ingresos. Esto supone una carga no solo para las personas mayores, sino también para sus familias y para la sociedad en su conjunto.

Muchos países de bajos y medianos ingresos carecen de la infraestructura y los recursos necesarios para atender las necesidades existentes, y menos aún para afrontar las necesidades futuras, que serán mucho mayores. Sin embargo, afortunadamente existen muchas soluciones prácticas y asequibles para que los gobiernos puedan ayudar a sus ciudadanos de edad avanzada a llevar una vida saludable y productiva. Además, cabe esperar que los países que invierten en el envejecimiento con salud obtengan un rendimiento económico y social considerable para toda la comunidad.

En este Día Mundial de la Salud, insto a los gobiernos, a la sociedad civil y al sector privado a que dediquen atención y recursos para asegurar que en todas partes las personas tengan la posibilidad de envejecer en buen estado de salud.