logo

Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Mundial en recuerdo de las víctimas de los accidentes de tránsito

20 de noviembre de 2011

Cada día pierden la vida en las carreteras casi 3.500 personas y decenas de miles más resultan heridas. Los accidentes de tránsito, que se han convertido en la principal causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años, dejan familias destrozadas y arruinan el futuro de los jóvenes. Es un precio inaceptable a cambio de la movilidad.

El Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020, que comenzó en mayo de este año, tiene por objetivo salvar cinco millones de vidas. El plan mundial para el decenio ofrece a los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado un marco para trabajar juntos con el fin de modernizar la gestión de la infraestructura vial, mejorar la seguridad de las carreteras y los vehículos, y educar a los conductores, pasajeros y peatones sobre prácticas seguras.

El plan se centra en los principales factores de riesgo, como el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, las distracciones provocadas por el uso de dispositivos móviles, y la no utilización de cinturones de seguridad, cascos y dispositivos protectores para niños, y apoya la mejora de las infraestructuras y el fomento de la innovación. Asimismo, en el plan mundial se contempla la atención de las víctimas, incluidos los servicios de salvamento, tratamiento y rehabilitación a largo plazo, y la investigación a fondo de todos los accidentes con el fin de evitar más muertes y lesiones.

Las Naciones Unidas deben hacer lo que esté de su parte para aplicar ese plan. Por ello, a principios de este mes, se introdujo una política aplicable a nivel de todo el sistema para promover la seguridad vial y la operación segura de los vehículos de las Naciones Unidas.

Según las previsiones, para el año 2020 se habrá duplicado el número de vehículos privados en todo el mundo. Teniendo en cuenta esa rápida expansión en el uso de vehículos, especialmente en las economías emergentes, es imprescindible mejorar la formación en materia de seguridad vial.

En este Día Mundial en recuerdo de las víctimas de los accidentes de tránsito, debemos movilizar el apoyo del mayor número posible de personas para mejorar la seguridad vial, ya se trate de planificadores urbanos, diseñadores de vehículos, responsables de la formulación de políticas o de meros usuarios de las carreteras. Debemos honrar la memoria de quienes perdieron la vida en las carreteras de todo el mundo haciendo un esfuerzo por salvar las vidas de otros.