logo

Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Mundial sin Tabaco

31 de mayo de 2011

Este año la observancia del Día Mundial sin Tabaco se realiza en medio de los preparativos de la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre las enfermedades no transmisibles, que se celebrará en septiembre. Si controlamos el tabaco, podemos recorrer un gran trecho del camino que conduce a la solución de muchas de estas enfermedades crónicas, incluidos el cáncer y las enfermedades del corazón. El uso de tabaco, producto altamente adictivo, mató a unos 100 millones de personas en el siglo XX, y, si no actuamos, podría matar hasta a 1.000 millones en este siglo.

La mejor herramienta en nuestro arsenal es el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco. Desde que se abrió a la firma en 2003, más de 170 países han pasado a ser Partes en él, lo que lo convierte en uno de los tratados de más rápida aceptación en la historia de las Naciones Unidas.

Desde la reducción de la demanda mediante precios e impuestos más elevados hasta la restricción de la publicidad y el patrocinio, de las advertencias que figuran en los paquetes a las prohibiciones de venta a menores de edad, los países están utilizando las disposiciones del tratado para proteger a sus ciudadanos. Se está enviando un claro mensaje de que el consumo de tabaco nos hace más pobres, en términos de salud y económicos.

La defensa integral del tratado contra las tácticas de la industria incluye medidas orientadas a reducir el comercio ilícito de productos del tabaco, abordar las cuestiones de responsabilidad, apoyar económicamente los cultivos alternativos viables y proteger las políticas de salud pública contra la presión indebida.

El Convenio Marco está trabajando claramente para salvaguardar la salud en todos los países que lo han adoptado y lo están aplicando. Sin embargo, como muestran los informes de los Estados partes, aún nos queda un largo camino por recorrer. Insto a todas las Partes a que cumplan plenamente sus obligaciones en virtud del tratado, y exhorto a los pocos países que aún no son Partes en el tratado a que pasen a ser Partes en él. Juntos podemos poner fin a la epidemia de tabaquismo y los múltiples problemas que acarrea.

En este Día Mundial sin Tabaco, impulsemos el progreso que reducirá las muertes relacionadas con el tabaco y avivemos la lucha contra otras enfermedades no transmisibles, ayudando a crear un mundo más sano para todos.