logo

Mensaje del Secretario General sobre el

Día de conmemoración de todas las víctimas de la guerra química

29 de abril de 2011

Este día de conmemoración anual, que marca el aniversario de la entrada en vigor de la Convención sobre las Armas Químicas en 1997, es una ocasión para rendir tributo a las víctimas de la guerra química y reafirmar la condena de la comunidad internacional a esta arma inhumana de destrucción en masa.

La Convención sobre las Armas Químicas plasma la determinación colectiva de los Estados y los pueblos de acabar con esta amenaza totalmente y para siempre y de promover un mundo en que la química se utilice exclusivamente en beneficio de la humanidad. En este sentido, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó 2011 Año Internacional de la Química, a fin de celebrar la química como ciencia de la paz y el progreso.

Se han hecho importantes avances en la aplicación de las disposiciones de la Convención y en el cumplimiento del mandato encomendado a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Actualmente, la Convención cuenta con 188 Estados Partes. Más del 64% de los agentes de guerra química ha sido destruido de forma verificable. Tres Estados han destruido sus arsenales, y el resto de países que poseen estas armas trabajan arduamente hacia ese objetivo. Nada más y nada menos que el 90% de la capacidad de producción de armas químicas se ha inactivado o convertido con carácter permanente para fines pacíficos.

El régimen de no proliferación previsto en la Convención también funciona con eficacia. Se han realizado más de 1.940 inspecciones en instalaciones industriales y se ha creado un mecanismo de supervisión para rastrear las exportaciones e importaciones mundiales de productos químicos tóxicos. Casi todos los Estados Partes han establecido también una Autoridad Nacional, agente clave para asegurar una aplicación plena y efectiva a nivel nacional.

En este Día de conmemoración, comprometámonos a seguir avanzando y a hacer todo lo que esté en nuestras manos para eliminar los arsenales de armas químicas y promover la universalidad de la Convención de Armas Químicas y su aplicación en todo el mundo.