logo

Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Internacional de Solidaridad con los miembros del personal detenidos o desaparecidos

Nueva York, 25 de marzo de 2009

Con el Día Internacional de Solidaridad con los miembros del personal detenidos o desaparecidos se quiere llamar la atención de la comunidad internacional sobre los riesgos a que se enfrentan cotidianamente en todo el mundo los funcionarios y miembros de las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y nuestros colegas de la comunidad no gubernamental y de la prensa.

El día conmemora también el aniversario del secuestro por hombres armados, hace 24 años, de Alec Collet, cuando se encontraba en su automóvil cerca del aeropuerto de Beirut. El Sr. Collet, ex Director del Centro de Información de las Naciones Unidas y periodista, estaba cumpliendo una misión para el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS). Su caso permanece sin resolver.

Los miembros del personal humanitario y de las Naciones Unidas de contratación local son los blancos más vulnerables y constituyen la mayoría de las víctimas de incidentes de seguridad. Sin embargo, cualquier persona que preste servicios para las Naciones Unidas es una víctima potencial, como demuestran los recientes incidentes de toma de rehenes en el Níger y el Pakistán. Entre julio de 2007 y junio de 2008, se produjeron 160 casos de detenciones por autoridades estatales y 39 casos de detenciones por entidades no estatales. Por lo menos 19 funcionarios siguen detenidos, capturados o desaparecidos. Insto a los Estados Miembros y a las entidades no estatales a que los pongan en libertad inmediatamente.

Todavía hay 105 Estados Miembros que no han ratificado la Convención sobre la Seguridad del Personal de las Naciones Unidas y el Personal Asociado, que se aprobó en 1994. Sólo 16 Estados Miembros han ratificado el Protocolo Facultativo de la Convención, aprobado en 2005, lo cual impide que este importante instrumento entre en vigor. Los Convenios de Ginebra y el Estatuto de la Corte Penal Internacional también son parte del régimen jurídico aplicable. Insto a todos los Estados Miembros a que hagan todo lo posible para afianzar esta estructura de protección.

Doy las gracias al Comité Permanente sobre la seguridad y la independencia de la administración pública internacional del Sindicato del Personal por sus esfuerzos incansables por sensibilizar al público sobre esta cuestión, incluso sobre las necesidades de las familias de los funcionarios detenidos o desaparecidos. Todos debemos redoblar nuestros esfuerzos para asegurar que todos los funcionarios de las Naciones Unidas y el personal asociado gocen de la protección que necesitan para seguir realizando su labor decisiva para la humanidad.