logo

Mensaje del Secretario General sobre el Día de la Industrialización de África

20 de noviembre de 2009

La economía africana, como el resto de la economía del mundo, sigue sintiendo los efectos de la crisis económica y financiera mundial. Los datos de las Naciones Unidas indican que se dan las condiciones para que la economía mundial se recupere, pero para que África se beneficie, el continente debe centrarse en la industrialización como motor fundamental del crecimiento y desarrollo económicos.

El tema del Día de la Industrialización de África de este año, «Industrialización para la integración», destaca la interrelación que existe entre ambas. La industrialización ayudará a África a aumentar su parte en la producción y el comercio mundiales, y a participar en la economía mundial en un sentido más pleno y verdadero. Pero la integración misma ayudará a África a industrializarse, dado que es necesario que las economías africanas tengan más acceso a los mercados mundiales si se quiere que sus industrias sean competitivas. Una mayor integración de los mercados regionales del propio continente africano puede también promover el desarrollo industrial facilitando la producción en escala económica.

El crecimiento económico de África en los últimos años ha sido alentador. Pero para que la transformación de las economías africanas sea duradera, es necesaria una mayor industrialización. En el Plan de Acción de la Unión Africana para el Desarrollo Industrial Acelerado de África se presenta brevemente un conjunto claro de programas, proyectos y actividades orientadas a estimular un proceso de desarrollo industrial competitivo y sostenible. Pero el objetivo de la industrialización de África tropieza con muchos obstáculos, en particular los conflictos armados, una infraestructura insuficiente, una gobernanza y unas instituciones frágiles, una capacidad tecnológica y financiera limitada y unas políticas nacionales que ahogan el espíritu empresarial, limitan la competencia y aumentan el costo de hacer negocios.

Las medidas que se adopten para afrontar esos problemas deben fundarse en la idea de que la responsabilidad por la prosperidad de nuestro planeta es mundial y compartida. Sabemos lo que se necesita: entre otras cosas, una revolución verde en la agricultura, vinculada a la transformación industrial. En efecto, el surgimiento de un nuevo paradigma verde en economía tendría un gran potencial para la industria.

Los líderes africanos deben proporcionar un marco normativo y financiero propicio para que esos cambios cobren vigor. La comunidad internacional debe cooperar con las instituciones y los gobiernos africanos para llevar a cabo investigaciones, realizar inversiones y utilizar las tecnologías para crear una pauta de crecimiento adaptada al clima y con un bajo consumo de carbono, que permita alimentar a la creciente población de África y mejore su nivel de vida construyendo las industrias del futuro. La industrialización puede impulsar cambios sociales positivos.

En este Día de la Industrialización de África, reafirmemos nuestro compromiso con la industrialización, la integración y los esfuerzos del continente y aprovechémoslos para forjar un futuro más próspero.