logo

El Secretario General

Mensaje con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

       Nueva York, 21 de marzo 2008



Al proclamar el 21 de marzo Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial la Asamblea General instó a que se adoptaran medidas para honrar la memoria de las decenas de personas que el 21 de marzo de 1960 fueron masacradas en la ciudad sudafricana de Sharpeville cuando protestaban en forma pacífica contra las "leyes sobre salvoconductos" del régimen racista de apartheid.

Desde entonces se han realizado importantes adelantos, entre ellos el desmantelamiento del régimen de apartheid, aunque el racismo sigue atormentando a innumerables personas, comunidades y sociedades de todo el mundo.

Este año el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial ofrece la oportunidad de encarar el problema en forma global a la hora de realizar los preparativos para el examen de 2009 de las medidas adoptadas desde que la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia aprobó su Declaración y Programa de Acción en 2001.

La discriminación racial es un problema que preocupa a todos los pueblos y países. Este proceso de examen es la oportunidad de encarar de forma incluyente y transparente una cuestión que exige de nosotros una atención urgente y escrupulosa.

Pido a todos los países y a la sociedad civil que utilicen en forma constructiva el tiempo que queda hasta que se inicie el proceso oficial de examen para resolver sus diferencias, de modo que podamos aprovechar esta oportunidad para impulsar nuestros esfuerzos colectivos destinados a erradicar el racismo. Esta cuestión es demasiado importante como para que fracasemos.

Los preparativos para la conferencia coincidirán con la conmemoración del sexagésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que comienza reafirmando la igualdad de todos los pueblos y pidiendo que todos se comporten "fraternalmente los unos con los otros". No sólo a los gobiernos sino también a las comunidades y a las personas les incumbe la responsabilidad solemne de alcanzar ese objetivo.

El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial es la oportunidad de señalar nuestra responsabilidad colectiva de poner fin al racismo. Cumpliendo los ideales de la Declaración Universal enalteceremos no sólo a quienes padecen la discriminación racial sino a la humanidad en su conjunto.