logo

Mensaje del Secretario General con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA

1° de diciembre de 2008

En este vigésimo Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, nos encontramos en el amanecer de una nueva era. Hay menos personas infectadas por el VIH. Menos gente muere de SIDA.

Este éxito se debe a las personas de todo el mundo que están en la vanguardia de la lucha contra el SIDA. Los gobiernos están cumpliendo sus compromisos de aumentar el acceso universal a la prevención del VIH, el tratamiento, la atención sanitaria y el apoyo.

Pero estamos sólo en el principio. No hay margen para la complacencia.

El SIDA no desaparecerá pronto. El número de personas que contrae el VIH aumenta con más rapidez que el acceso al tratamiento. El SIDA continúa siendo una de las 10 causas principales de la mortalidad en el mundo y la primera en África.

El reto consiste ahora en mantener el liderazgo. Tenemos que avanzar en lo que hemos iniciado. Y hemos de mantener ese impulso.

Hemos de poner fin al estigma y a la discriminación que aún impiden a mucha gente saber cómo prevenir el VIH y obtener tratamiento. Y necesitamos recursos -los suficientes para ofrecer servicios que produzcan un auténtico efecto en las comunidades y en los países.

La necesidad de liderazgo y empoderamiento en la lucha contra el SIDA, y de cumplir los compromisos asumidos en la materia es más real y urgente que nunca.

Recientemente oí hablar de una mujer congoleña afectada por el VIH que obtuvo medicamentos por medio de las Naciones Unidas. Actualmente, forma parte de un grupo denominado "Los que dan esperanzas", que ayuda a otras familias que se enfrentan al VIH.

En este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, comprometámonos a ser "Los que dan esperanzas" que ofrecen aliento y actúan para crear un futuro sin SIDA.

Muchas gracias.