logo

El Secretario General

Mensaje con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa

       3 de mayo de 2007



Queridos amigos:

Todos los años, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, reiteramos nuestro compromiso con el derecho a la libertad de opinión y de expresión, consagrado en el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

En nuestro tiempo cada día más personas adquieren los medios para llegar a un público más amplio. Pero con demasiada frecuencia se enfrentan a los intentos de limitar, denegar u obstaculizar la corriente de información e ideas. Ante tales amenazas es labor de las Naciones Unidas defender sin tregua la libertad de prensa y la libertad de los hombres y mujeres cuyo talento y dedicación le dan vida.

Lo que es más alarmante, al tratar de arrojar luz sobre las penurias de otros, con frecuencia los periodistas pasan a ser blanco de ataques. En el último año más de 150 profesionales de la prensa han perdido su vida en el cumplimiento del deber. Otros miembros de la prensa han resultado lesionados, o los han detenido, hostigado o hecho rehenes. Esto ocurre no sólo en medio de conflictos armados, sino además en la búsqueda de historias relativas a la corrupción, la pobreza y el uso indebido del poder.

Más recientemente he seguido con desaliento el secuestro del periodista de la BBC, Alan Johnston. La cobertura que el Sr. Johnston ha hecho de las cuestiones relacionadas con el Oriente Medio y el conflicto israelo-palestino le han ganado respeto a escala mundial. Su continuo cautiverio no beneficia a ninguna causa, ni menoscaba causa alguna. Hago un nuevo llamamiento a que se ponga en libertad inmediatamente y sano y salvo a Alan Johnston.

Los ataques contra la libertad de prensa son ataques contra el derecho internacional, contra la humanidad, contra la libertad misma, contra todo lo que representan las Naciones Unidas. Una prensa libre, segura e independiente se halla entre las bases mismas de la democracia y la paz. Los gobiernos, las organizaciones internacionales, los medios de comunicación y la sociedad civil han de desempeñar un papel en la defensa de esas bases. Reiteremos en el Día Mundial de la Prensa nuestro compromiso con esa misión.