logo

Palabras del Secretario General al personal

Argelia, 18 de diciembre de 2007

Queridos colegas,
Queridos amigos,

Tengo hoy el honor de reunirme con todos ustedes. Desde el martes de la semana pasada he pensado en ustedes en todo momento. Lamento muchísimo no haber podido llegar antes.

Pocos de nosotros pueden imaginar su dolor. Ustedes trabajan aquí con la misión única de ayudar al pueblo de Argelia a crear un futuro mejor. Uno de sus colegas heridos, un nacional argelino, lo expresó muy claramente: "Cuando uno ama a su país, lo construye, no lo destruye".

Tengo una deuda de gratitud con todos ustedes por su dedicación y profesionalismo y me solidarizo con el pueblo de Argelia ante el flagelo del terrorismo. Quienes atacan civiles inocentes de este modo cometen un crimen indescriptible. El terrorismo daña a todas las naciones -grandes y pequeñas, ricas y pobres. Busca sus víctimas entre los seres humanos de toda edad y nivel económico, cultura y religión.

Hace menos de media hora, visité el lugar donde explosionó la bomba y no tengo palabras para expresar mi conmoción ni la tristeza y desazón que sentí. Lo que vi en ese momento fue horrible y ahora que veo delante de mí a las familias de las víctimas, no tengo palabras para decir el profundo pesar que me produce lo ocurrido. Veo estos niños y me resulta imposible expresar mi emoción. Pero no nos dejaremos intimidar, no nos desalentaremos.

Hoy prometo que no escatimaré esfuerzo alguno para garantizar que las Naciones Unidas brinden la debida seguridad a su personal, dondequiera que se encuentre. Buscaré todas las maneras posibles dentro del sistema y con los Estados Miembros. Pido a los gobiernos que recuerden las obligaciones que les incumben en virtud de las resoluciones de la Asamblea General y que tomen medidas concretas para mejorar la seguridad del personal.

Prometo que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para establecer un sistema de comunicaciones adecuado cuando haya una emergencia. Sé que la familia de las Naciones Unidas en Argelia tropezó con varios problemas logísticos de comunicaciones durante la última semana, lo cual agravó una situación ya terrible. Debemos remediar este problema, y lo remediaremos, aquí y en todos los lugares de destino del mundo. El personal debe tener acceso a información básica acerca de su situación y la de sus colegas.

Y les prometo que mientras esté aquí, haré todo lo posible para explicar al público y a los medios de información el papel que desempeñan las Naciones Unidas: por qué estamos aquí, qué hacemos y qué no hacemos, y cuáles son los principios que propugnamos. No estamos aquí para representar los intereses de un grupo de naciones contra otro. Estamos aquí para ayudar a mejorar la vida de los niños y proporcionar vivienda a los refugiados. Estamos aquí para resolver problemas ambientales. Estamos aquí para ocuparnos de la remoción de minas y promover el estado de derecho y los derechos humanos.

Continuaremos esa labor. Terminaremos la labor que ustedes y sus colegas caídos han comenzado. No desistiremos. Seguiremos haciendo todo lo que podamos para ayudar al pueblo de Argelia a construir un futuro mejor. Sólo continuando esa misión podemos empezar a hacer justicia a la memoria de los amigos que hemos perdido.

La emoción me impide seguir hablando, pero mi corazón está con ustedes. Yo estoy con ustedes, con sus familias, con sus niños ...