ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Pulso Mundial - Sistema Mundial de Alerta sobre Impactos y Vulnerabilidades

EL SECTOR NO ESTRUCTURADO ESTÁ CADA VEZ MÁS SATURADO

En tiempos de dificultades económicas la gente normalmente compensa la pérdida de empleos o de ingresos buscando trabajos ocasionales o estableciendo pequeños negocios. Los datos de la crisis actual lo confirman Con un sector no estructurado que ya incluye a alrededor del 60% de los trabajadores mundiales,10 todavía hay serios límites, hasta el punto en el que podrá "amortiguar" los efectos de la crisis en la gente.

Una de las razones por las que el sector no estructurado quizás no proporcione una red de protección en esta ocasión es que las actividades no reguladas en las que confían las personas especialmente pobres también han sido duramente afectadas. Por ejemplo, los recogedores de basura de Chile, Colombia y la India han experimentado la desaceleración más rápida y severa entre las ocupaciones del sector no estructurado, que informa de un declive del 85% en su volumen de trabajo en la primera mitad del año 2009. A finales del año 2008, los recogedores de basura de Nueva Delhi presenciaron una bajada de precios de entre el 27% y el 42%. En 2009, los recogedores de basura chilenos en Santiago vendían metales reciclados a precios un 70% más bajos que antes de la crisis. En Bogotá (Colombia) los precios del cobre descendieron en un 85%.11

Las vendedoras ambulantes, los trabajadores a domicilio y los recogedores de basura en Chile, la India, Indonesia, Kenya, Malawi, el Pakistán, el Perú y Sudáfrica informan de que ahora hay más competidores que trabajan en sus sectores, en su mayoría mujeres, que antes de que se sintieran los efectos de la crisis.12 Cuatro de cada cinco vendedores ambulantes, dos tercios de los trabajadores a domicilio y la mitad de los recogedores de basura tuvieron que hacer frente a la nueva mano de obra en sus sectores.

En Lusaka, los comerciantes informaron en 2010 de que estaban siendo expulsados de su sector, en parte por personas con otras fuentes de ingresos.13

Una mujer que trabajaba en su domicilio en Tailandia informó de que los nuevos abastecedores vendían sus productos a 59 Bat (2 dólares de los EE.UU.), mientras que ella había ofrecido previamente por ellos 199 (6 dólares de los EE.UU.).14

En Viet Nam, son los migrantes que regresan quienes se han sumado a la competencia. Un vendedor cuenta: "Está bien que un par de personas abran restaurantes o empiecen un negocio de comercio con cerdos, de descascarillado de arroz, servicios mecánicos o construcción. Pero si todos los migrantes regresasen e hiciesen lo mismo, sería un desastre. No habría clientela".15

Las anteriores crisis aportan muchos ejemplos de la inventiva de la gente y de su espíritu empresarial. No obstante, todavía queda mucho por aprender acerca de cómo las políticas pueden crear una atmósfera más propicia para el sector no estructurado. Como la crisis financiera ha pasado a ser una recesión, la diversificación en las oportunidades de carácter oficioso ha significado que para muchas personas, tanto antigua como nueva mano de obra, ganarse la vida resulte una tarea cada vez más difícil.

LA MUJER COMO «AMORTIGUADOR» DE LA CRISIS

Las mujeres se encuentran sometidas a una presión especialmente alta. Adaptarse a la inseguridad laboral, a una mayor competencia y a menores salarios les está costando a las personas, en general mujeres, bastante más tiempo y esfuerzo. Para muchas de las mujeres que viven en la pobreza, mantener a sus familias en una coyuntura con altos precios de los alimentos y otras presiones económicas ha significado trabajar más horas, desplazarse mayores distancias (por lo general a pie, ya que los precios de la gasolina y el transporte son elevados) y normalmente trabajar más arduamente.

Para aquellas mujeres que ya están "escasas de tiempo", las nuevas responsabilidades para contribuir a los ingresos del hogar les han provocado un estrés creciente que a menudo tiene repercusiones negativas en su salud. Muchas mujeres están luchando para continuar con sus responsabilidades domésticas, al

En Lango Baya, cerca de la costa de Kenya, las mujeres han cambiado sus horarios para adaptarse a la desaceleración. Muchas empiezan su jornada laboral antes de las 5.00 horas, cocinando y preparando a los niños para la escuela antes de recorrer largas distancias para trabajar como comerciantes o vendedoras, y vuelven a casa para enfrentarse como cada noche a un volumen excesivo de trabajo en el hogar.16

También existen informes de que un creciente número de mujeres consiguen trabajo remunerado en sociedades con funciones más tradicionales de género. Una mujer de Sana explicó que no se trataba tanto de una elección, sino de sentirse obligada a trabajar: "Es como estar ahogándose en una habitación sin puertas ni ventanas, tienes que hacer algo para salir de allí".17

En Rumania, "las mujeres que todavía están empleadas tienen muchas más responsabilidades de las que ocuparse con un presupuesto reducido. No hay esperanzas de una vida mejor...las mujeres trabajadoras están abrumadas y no tienen tiempo para ellas; además, el estrés que sufren es terrible".18

CAÍDA DE LOS SALARIOS REALES

Un asunto muy difundido a través de muchos países es que los salarios no han seguido el ritmo de los elevados y volátiles costos de los productos básicos. Los jornaleros se han visto especialmente afectados. Las encuestas empresariales en China, Indonesia, Filipinas, Tailandia y Viet Nam muestran que en 2009 los salarios reales se han reducido mucho más para los trabajadores temporales que para los trabajadores fijos.19

En otras partes, los trabajadores del sector público y privado informan de que los ligeros incrementos en las escalas de salarios básicas se han compensado con beneficios reducidos. En el sector no estructurado, la creciente competencia se ha traducido en menores ganancias, ya que los factores de producción y otros costos han aumentado mientras que se ha presionado para que se redujeran los precios para mantener a los consumidores.

En Zambia, los profesionales han experimentado un aumento del sueldo nominal desde 2007, con la paga líquida mensual de los profesores incrementada con una variación de 672.000 a 1.193.000 kwacha zambianos (de 133 a 236 dólares de los EE.UU.) hasta una variación de 1.145.300 a 1.831.600 (de 226 a 362 dólares de los EE.UU.) en 2010.

Sin embargo, los trabajadores del sector no estructurado peor remunerados sólo han experimentado un incremento muy ligero, si es que lo han hecho: La remuneración diaria de los trabajadores agrícolas variaba de 3.000 a 15.000 kwacha zambianos (de 0,60 a 3 dólares de los EE.UU.) en 2007, pero sólo de 5.000 a 15.000 (de 1 a 3 dólares de los EE.UU.) en 2010.20

Una joven trabajadora del sexo en Faridpur se prepara para un cliente.
Faridpur (Bangladesh): Una joven trabajadora del sexo en Faridpur se
prepara para un cliente. Los informes de algunos países revelan que
las dificultades económicas están llevando a cada vez más mujeres
jóvenes a la prostitución. © 2009 GMB Akash/Panos

Voces de los Vulnerables:

Una mujer en Ahmadabad (la India), que había perdido su empleo en una fábrica de plástico21

La fábrica cerró hace un año. Los dueños declararon: "Debido a la crisis financiera actual nos es imposible vender nuestras mercancías, de ahí que no haya trabajo para nadie"... En los últimos tres meses he pedido dinero prestado para afrontar nuestros gastos del hogar. Mi marido sufrió un infarto debido a las crecientes preocupaciones derivadas de nuestra situación financiera... Cuando las fábricas funcionaban, nuestros ingresos eran suficientes. Ahora no tenemos dinero para afrontar el gasto sanitario de la enfermedad.

© DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL PULSO MUNDIAL 2010 Documento PDF en inglés


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la
participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.

Anteriorimagen transparenteSiguiente