logo

Mensaje del Secretario General a la XVI Conferencia
Internacional sobre el SIDA "Es Tiempo de Cumplir"


Toronto (Canadá), 13 a 18 de agosto de 2006

Leído por el Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo del Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA

El 2 de junio de 2006, los gobiernos transmitieron un nuevo ímpetu a la lucha contra el SIDA. En una reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobaron una Declaración política en la que se comprometieron a tomar una serie de medidas vitales para nuestra lucha. Prometieron atacar las causas y las fuerzas que impulsan esta epidemia, específicamente fomentando la igualdad entre los géneros, el empoderamiento de la mujer y la protección de las niñas. Asimismo, subrayaron la necesidad de respetar todos los derechos de las personas que viven con el VIH. Pidieron una mayor protección de todos los grupos vulnerables, como los jóvenes, los profesionales del sexo, los consumidores de drogas por vía intravenosa o los hombres que mantienen relaciones homosexuales. Pidieron asimismo que se facilitara toda la gama de medidas de prevención del VIH, como preservativos masculinos y femeninos y jeringuillas esterilizadas. Hicieron un llamamiento al compromiso total del sector privado y la sociedad civil, incluidas las personas que viven con el VIH.

Tengo la esperanza de que, con la Declaración, los dirigentes mundiales hayan hecho constar finalmente su compromiso y liderazgo personales necesarios para ganar la lucha contra el SIDA: el mayor desafío de nuestra generación y de la siguiente. Responder a este desafío es la única manera de lograr que el éxito corone nuestros esfuerzos para construir un mundo humano, saludable y equitativo. Ganar esta lucha es la única manera de conseguir los objetivos de desarrollo del Milenio acordados por todos los gobiernos del mundo como esbozo para construir un mundo mejor en el siglo XXI.

La tarea que se presenta ante nosotros es mantener el ímpetu generado por la Declaración. Debemos hacer que los dirigentes cumplan sus compromisos. Como nos dice el lema de esta conferencia, "Es tiempo de cumplir".

Es tiempo de cumplir porque vivimos un momento crucial. Tras un comienzo inconscientemente lento que costó decenas de millones de vidas y desgarró cientos de millones más, la respuesta del mundo por fin ha cobrado auténtica fuerza. En los últimos cinco años hemos reunido liderazgo político, hemos movilizado recursos técnicos y financieros, hemos facilitado tratamiento antirretroviral que ha salvado la vida de personas de todo el mundo e incluso hemos invertido la propagación del VIH en algunas de las naciones más pobres del mundo. Ahora necesitamos acelerar este progreso.

Es tiempo de cumplir porque nuestras oportunidades de responder con eficacia son mucho mejores hoy que en ningún otro momento de los 25 años del SIDA. Por tanto, nuestra responsabilidad de actuar y compensar nuestros fracasos pasados es aún mayor. Y quienes tienen más poder para efectuar el cambio deben cargar la mayor parte del peso.

Es tiempo de cumplir porque, en la reunión de alto nivel, los gobiernos se comprometieron a acercarse lo más posible, para el año 2010, al acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH.

Es tiempo de cumplir porque, en última instancia, el único resultado aceptable es poner fin al SIDA. Confiemos en que esta conferencia sea un hito en nuestro trayecto para alcanzar esta meta.