logo

El Secretario General

     Mensaje con motivo del Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud

       2 de diciembre de 2006



El 25 de marzo de 2007, el mundo conmemorará el segundo centenario de la abolición del comercio de esclavos en las colonias británicas. Ese hito será un claro recordatorio de los siglos de lucha y los progresos para combatir la esclavitud, pero también de que todavía no hemos logrado eliminarla completamente. Las formas contemporáneas de esclavitud, desde el trabajo en condiciones de servidumbre a la trata de seres humanos, están floreciendo como resultado de la discriminación, la exclusión social y la vulnerabilidad agravadas por la pobreza. Como no hemos podido aliviar la pobreza, defender los derechos humanos de todos y hacer frente efectivamente a la impunidad, las víctimas potenciales no pueden protegerse contra la explotación y los abusos.

El movimiento contra la esclavitud fue la primera campaña que unió a la comunidad internacional en la lucha contra violaciones patentes de los derechos humanos. Demostró cuán eficaz puede ser la movilización de la opinión pública, cuando la causa es lo suficientemente importante, y no hay cabida para las concesiones.

Hoy día debemos continuar la lucha. Exhorto a los Estados a que ratifiquen los instrumentos internacionales contra la esclavitud y cooperen plenamente con todos los mecanismos internacionales de derechos humanos pertinentes. Les insto a que utilicen más los instrumentos existentes, como los Principios y Directrices sobre los derechos humanos y la trata de personas. Les pido que contribuyan generosamente al Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para luchar contra las formas contemporáneas de la esclavitud a fin de que podamos continuar proporcionando asistencia a las víctimas. Les imploro que aceleren las medidas para eliminar la pobreza arraigada que continúa haciendo que nuestros semejantes sean vulnerables a la esclavización. Y aliento a todas las personas de todas las partes del mundo a que responsabilicen a sus gobiernos.

En este Día Internacional, prometamos aprender de las lecciones de la historia para liberar a nuestros semejantes de la esclavitud.