logo

Secretario General

Mensaje del Día Mundial de la Libertad de Prensa

3 de mayo de 2006

La información nos rodea. Con la proliferación de los denominados nuevos medios de difusión, las nuevas tecnologías y los nuevos medios de distribuir datos, la información se ha hecho mucho más accesible. Al mismo tiempo, está cobrando más diversidad. La información de los medios habituales, por ejemplo, se complementa ahora con "medios de participación", como los blogs.

Pero aunque los medios de difusión y el periodismo evolucionen, siguen rigiendo ciertos principios fundamentales. En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, declaro una vez más mi firme apoyo al derecho universal de libertad de expresión. Muchos profesionales de la prensa han sido asesinados, mutilados, detenidos o maltratados de alguna otra forma por ejercer en conciencia ese derecho. Según el Comité para la Protección de los Periodistas, 47 perdieron la vida en 2005 y 11 han perdido la vida en lo que va del año. Es trágico e inaceptable que el número de periodistas que han muerto en cumplimiento del deber se haya convertido en un barómetro para medir la libertad de prensa. Insto a todos los gobiernos a reafirmar su compromiso con el derecho de "investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión" consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Al mismo tiempo, insto a todos a ejercer ese derecho en forma responsable y, cuando sea posible, proactiva. Los medios de difusión tienen una gran influencia en el comportamiento humano. Por ello, como afirmó la Asamblea General en su resolución reciente por la que estableció el nuevo Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, tienen "un papel importante que desempeñar en la promoción de la tolerancia, el respeto de las religiones y las creencias y la libertad de religión y creencia". Los medios de difusión no deben utilizarse para incitar a la degradación ni para difundir el odio. Debe ser posible actuar con discreción sin menoscabo de las libertades fundamentales.

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, reconozcamos que los medios de difusión nacionales y mundiales no sólo informan sobre el cambio, sino que son agentes del cambio. Debemos estar agradecidos por la labor y la imaginación de la prensa. Confío en que los medios antiguos y los nuevos podrán continuar con su labor, libres de amenazas de temor y de cualquier otra limitación.